Activistas de Florida protestan en centro de detención contra deportaciones

0
349
Manifestantes protestan con pancartas hoy, miércoles 16 de julio de 2014, para pedir que se paralicen las deportaciones de indocumentados en el país frente al centro de detención Krome en Miami (EE.UU.). EFE

Miami, 17 jul (EFEUSA).- Grupos a favor de la inmigración en Florida se manifestaron frente al centro de detención Krome, en Miami, para exigir a las autoridades acabar con las deportaciones, entre ellas la de un padre mexicano detenido en ese lugar.

Una treintena de manifestantes pidieron al gobierno que se abran vías de diálogo tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado para dar luz verde a una reforma migratoria y así legalizar a los 11 millones de indocumentados que se calcula que residen en el país.

Erick Zúñiga, miembro de la organización Igualdad de Derechos para Todos” (ERA), dijo a Efe que sus reclamos pasan por “concienciar al presidente Barack Obama para que pare las deportaciones porque esto es algo que está pasando todos los días en diferentes lugares”.

“Queremos que las deportaciones se paren porque son padres de familia que no tienen historial criminal, que sólo vienen a trabajar y a estar con su familia. Es injusto que estén separando a las familias”, apuntó el joven mexicano.

La protesta también sirvió para expresar el apoyo a Julio César Pérez-Rojas, un mexicano de 41 años con orden de deportación y que lleva detenido más de 6 meses en ese centro de inmigración del oeste de Miami.

“El 6 de enero, a las 5 de la mañana, tocaron la puerta de mi casa. Mi hija mayor se asomó y vio que era la Policía. Nosotros no les abrimos, pero a las 12 del mediodía cuando salimos a trabajar detuvieron a mi esposo”, recuerda Josefa Cid.

La mexicana, que también tuvo que “llevar un grillete durante un mes para evitar que huyera de la justicia estadounidense”, señaló que la vida de Pérez-Rojas corre peligro si regresa a México.

“En México hay mucha violencia. En mi familia ya ha habido muertos y secuestros. Nosotros tenemos mucho miedo de regresar al país”, afirmó.

La Policía del condado de Miami-Dade presenció la protesta, pero no intervino porque ésta se mantuvo como una “movilización cívica”.

Organizaciones pro inmigrantes como WeCount, la Coalición de Inmigrantes de la Florida, la Unión de Estudiantes por la Igualdad de Derechos (SWER) y Familias Unidas portaron pancartas que decían “No a las deportaciones” o “No más familias destruidas”.

Según estas entidades, las deportaciones causan “muchísima tristeza y temor” a las familias de indocumentados en Estados Unidos, principalmente hispanas, ya que “muchos hijos se ven obligados a separarse de sus padres” por el hecho de no tener papeles.

Es el caso de Mariana Martínez, una joven indocumentada que nació en Venezuela hace 22 años y que, desde los 9, vive en el sur de la Florida.

Ella afirma tener “mucho miedo” por el día en que ella pueda ser deportada, a pesar de haberse acogido al programa federal que regulariza de forma temporal a ciertos estudiantes indocumentados conocido como DACA.

“Tengo mucho miedo porque un policía nos puede parar y nos puede pedir la identificación. Es horrible pensar que te quiten a tu familia y que te deporten. Por eso estamos esperando algo más”, dijo con la esperanza de que se pueda regularizar a los indocumentados.

“No recuerdo nada de mi país. Así que si me deportaran no tengo familia allá, no reconocería nada. Me llevarían a un lugar desconocido y diferente”, explicó.

Los manifestantes denunciaron que durante la administración de Obama ya se han realizado al menos 2 millones de deportaciones, por lo que también instaron al presidente a cumplir con su reciente promesa de tomar mas medidas ejecutivas como DACA que otorguen alivio a inmigrantes indocumentados.

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta