Agentes cubanos violentan foro en la Cumbre de las Américas

0
122

Decenas de agentes del gobierno cubano y fanáticos venezolanos partidarios del dictador Nicolás Maduro forzaron el cierre de un foro sobre la sociedad civil en el hemisferio en la Cumbre de las Américas durante el fin de semana al gritar sobre todos los oradores hasta que los organizadores pospusieron la reunión. El incidente es un ejemplo de lo que los activistas pro-democracia llaman un “clima de violencia” que el régimen ha traído al evento.

Agitadores comunistas que ondeaban banderas cubanas y venezolanas protestaron por la presencia de voces prodemocráticas, en el diálogo tradicional sobre la sociedad civil que tiene lugar en la Cumbre de las Américas. El grupo gritaba “Chávez vive, la lucha continúa, abajo con los gusanos “(gusano es un insulto clásico de la Revolución Cubana para los miembros de la comunidad cubana en el exilio) y “no tenemos ganas de ser una colonia de América”.

Estas acciones violentas son típicas en Cuba, donde se conocen como actos de repudio. Algunos disidentes cubanos, en particular el grupo Damas de Blanco, experimentan actos de repudio cada semana para intimidarlos y hacerlos callar.

Mientras que las Damas de Blanco continúan marchando todos los domingos, la Cumbre de las Américas se vio obligada a posponer la reunión en cuestión. Estos elementos comunistas de corte mafioso también intentaron silenciar las declaraciones del secretario general de la OEA, Luis Almagro, pero él gritó sobre ellas.

Dirigentes disidentes y exiliados cubanos que viajaron a Lima para asistir al evento y dar a conocer la empresa criminal de Raúl Castro dicen que, debido a que el gobierno de Cuba fue invitado a asistir pese a la prohibición de dictaduras en la OEA, se ven obligados a realizar sus operaciones con miedo a la violencia y la represión. El gobierno cubano impidió que algunos de los líderes disidentes más efectivos de la isla viajaran al evento, incluida Berta Soler, la directora de Damas de Blanco; el artista anticomunista de punk rock Gorki Águila; y el artista de teatro Adonis Milán, pero no pudieron evitar que los miembros de la comunidad de exiliados asistieran.

Los activistas en el exilio dicen que el régimen cubano, sin embargo, intentó confundir a las autoridades de inmigración peruanas al ofrecerles una lista de activistas pro-democracia que les gustaría ver prohibidos en el foro. Uno de esos activistas, Orlando Gutiérrez, del Directorio Democrático Cubano con sede en Miami, dijo que él y su colega Silvia Iriondo de la Asamblea de Resistencia cubana estuvieron detenidos durante cuatro horas por las autoridades de inmigración porque sus nombres aparecían en una lista de disidentes que el régimen de Castro entregó a migraciones peruanas para confundirlas y prohibirles la entrada.

Gutiérrez e Iriondo perseveraron con la ayuda del gobierno peruano -cuyos funcionarios de alto rango se reunieron con su grupo más tarde. “Hay un clima de agresión y violencia por parte del régimen de Castro hacia quienes se atreven a oponerse”, dijo Gutiérrez a la prensa internacional. “Hemos tenido un apoyo extraordinario de muchos latinoamericanos y peruanos, pero estos incidentes de violencia muestran por qué los regímenes brutales como el de Cuba no pueden ser invitados a estas cumbres”.

USA Hispanic Press trató de hablar con dos de los agentes cubanos y al ver que pertenecíamos a una publicación norteamericana ignoraron nuestras preguntas y desecharon la posibilidad de una conversación. Además de interrumpir el evento de la OEA, los agentes cubanos destrozaron una cartelera publicada en Lima que condenaba al régimen de Castro, con una foto de uno de los muchos arrestos violentos de Berta Soler.

El grupo Justicia Cuba, que trabaja en estrecha colaboración con el Directorio Democrático Cubano, compró otra valla publicitaria que fue instalada en lo alto de una de las principales carreteras de Lima para evitar nuevos ataques. La cartelera muestra una foto de Raúl Castro y el dictador venezolano Nicolás Maduro con el mensaje “buscado por crímenes de lesa humanidad”.

Los activistas están legítimamente preocupados de que la agresión física contra los disidentes anticomunistas sea inminente. En 2015, la primera Cumbre de las Américas a la que Cuba fue invitada, agentes comunistas atacaron brutalmente a los disidentes que intentaron poner flores en el busto del padre fundador cubano, José Martí, en Panamá, el país anfitrión en ese momento.

No hay comentarios

Dejar respuesta