Atletas venezolanos

Los atletas tienen que mendigar para poder participar en algún torneo.

0
386
Fotografía de la atleta peruana Gladys Tejeda. EFE/Archivo
Fotografía de la atleta peruana Gladys Tejeda. EFE/Archivo

El deporte, es una práctica hermosa en cualquier disciplina, muchos países tienen atletas de alto nivel, que reciben el apoyo gubernamental para mayor rendimiento y logro metas en nombre del país. Su aporte a la sociedad en valorado y respetado.

En Venezuela, la situación es deprimente, los atletas tienen que mendigar para poder participar en algún torneo, cuando en Venezuela existen muchos jóvenes que cuentan con perfiles altos, condiciones y cualidades deportivas, pero sin apoyo mueren lentamente.

El Estado solo los recuerda cuando obtienen alguna medalla, empiezan aquel escándalo que “nuestros atletas” y en el momento de la ayuda la niegan, cierran las puertas como muchos atletas han manifestado.

Sin embargo, en una entrevista con Venezolana de Televisión, Mervin Maldonado, ministro del Poder Popular para la Juventud y el Deporte dijo “el triunfo de las chamas, se debe en parte a las cosechas que hemos hecho en La Revolución (…) nosotros no sólo hemos invertido dinero si no trabajo, es una política prioritaria.”

Siempre declaran que ayudan a los deportistas, pero cuántos espacios que se pueden usar para recreación e incentivo de la actividad física ¿están en abandono? Muchísimos, porque el Estado no tiene políticas para promover la lucha contra la obesidad y estímulo del ejercicio físico y la actividad física.

Algunos podrán decir que se ha hecho inversión en parques, pero no es suficiente. En lo que respecta a los atletas, no cuentan con preparadores físicos calificados, con un coach deportivo, con transporte, herramientas y alimentación adecuada.

¿Cuántos jóvenes se pueden salvar de la delincuencia a través del deporte? Muchos, si realmente desarrollaran planes caza talento y para los que ya son atletas explotares el talento al máximo. Pero al gobierno muy poco le interesa. Centenares de ministros del deporte que no hacen nada. Estuvo una esgrimista (Alejandra Benítez) involucrada en casos de supuesta corrupción y un pelotero (Antonio Álvarez), ninguno echo andar el carro como era, siempre con intermitencias que no dan frutos ni a corto, ni a largo plazo.

La corrupción puede más que el objeto de sacar a este país y sus atletas hacia un mejor camino. Mientras el Estado no invierta en el futuro y el cambio, la situación se agravará. Aprovechar los triunfos no sirve en lo absoluto, de propaganda no vive los atletas.

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta