Comer sano en Navidad

Se acerca la Navidad. Estamos desando compartir momentos con familiares y amigos y normalmente lo hacemos alrededor de la mesa y degustando la típica gastronomía navideña. Pero estos pequeños placeres pueden dejarnos unos kilos de más. Estos consejos pueden ayudarle a comer sano en Navidad.

40
1683
Comer sano en Navidad
Comer sano en Navidad

En Navidad abundan las ocasiones para reunirse a comer o a cenar con los amigos y familiares. Se elaboran platos típicos especiales y se aumenta la cantidad de alimentos en la mesa. Si a esto añadimos la amplia y exquisita oferta de dulces navideños, lo raro es no caer en la tentación.  Por ello es frecuente que  casi todos comamos más cantidad de alimentos que de costumbre, siendo comunes en estas fechas los excesos en la comida y la bebida, con sus correspondientes consecuencias para nuestro peso y en ocasiones para nuestra salud.

Las familias se esmeran en elaborar platos tradicionales que a veces se consumen solo en Navidad con lo que es normal que queramos probarlos. No sería lógico privarnos del placer de disfrutar de la comida, sobre todo si estamos en compañía de nuestros seres queridos. Pero los ricos y abundantes  menús navideños suelen estar repletos de  grasas, proteínas y azúcares.

Un  exceso de comida además de hacernos ganar peso puede ocasionar molestias gastrointestinales. Así que en la moderación esta la virtud.

Para saber elegir y ganar en salud le ofrecemos unos consejos para disfrutar de la comida estas fiestas

Entrantes

Elija entrantes poco grasos como jamón serrano sin el tocino,  lomo embuchado, fiambre de pavo, marisco o boquerones en vinagre.  Prescinda de fritos, embutidos, quesos grasos, tartaletas con mayonesa. Lo ideal son las crudités o tiritas de verdura cruda aliñadas con  queso descremado,  vinagreta, salsa de soja, mostaza o chutney 

Primer plato

Empiece la comida con un plato de cuchara. Una sopa o un puré ligero, entonan y reconfortan.

Segundo plato

Elija una carne poco grasa como pavo, pato, conejo o perdiz o codorniz. O un pescado blanco o azul como besugo, lubina, merluza o dorada o un calamar.

Y muy importante es el modo como estén cocinados los alimentos. Lo ideal es tomar la carne o el pescado al horno, ya que se cocinan en su jugo y permite usar poco aceite.

De acompañamiento elegiremos verdura al vapor o a la plancha como apio, alcachofas, berenjenas, espárragos, berro,  pimiento o tomate. Intentaremos prescindir de salsas como la mayonesa o las realizadas a base de nata o mantequilla, prefiriendo la salsa de yogur,  el aceite de oliva o la vinagreta.

No es aconsejable abusar de  condimentos, especias o picantes y salsas fuertes, ya que irritan la mucosa gástrica y aumentan la acidez.

Postre

Elija algo de fruta ya que es una excelente fuente de vitaminas y fibra y aporta pocas calorías con lo que compensarán los excesos. Tras comidas copiosas son especialmente recomendables la piña o la papaya  ya que facilitan la digestión de la comida porque contienen unas enzimas que favorecen la digestión de las proteínas (papaína y bromelina, respectivamente).

Otra buena opción son las tradicionales peras al vino o la macedonia de frutas. Modere el consumo de turrones, mazapanes, mantecados , bombones y otros dulces navideños que resultan muy calóricos.

Después de la comida Para mejorar la digestión y evitar gases puede tomar infusiones de manzanilla, poleo, menta o anís.

La bebida

Es tiempo de brindis pero debemos tener en cuenta que el alcohol aporta muchas calorías y nada de nutrientes. El consumo moderado de alcohol puede ser favorable durante las comidas ya que  en pequeñas concentraciones, aumenta la secreción gástrica y estimula la función digestiva. Pero si no queremos pasarnos con las calorías de las bebidas alcohólicas lo mejor es apostar por la cerveza, la sidra y el vino, prescindiendo de bebidas muy calóricas como el anís, el aguardiente, el coñac o los cócteles, licores y cremas.  Debemos evitar el consumo de bebidas alcohólicas si vamos a conducir ya que,  por muy poco que sea el nivel de alcohol en la sangre, disminuye los reflejos y la capacidad de conducción.

Recordemos que la mejor bebida es el agua, así que si la intercalamos entre las copas ganaremos en salud y rebajaremos las calorías totales aportadas por la bebida.

Elija bien la comida y la compañía y ¡Feliz Navidad!

POLITICAL HISPANIC

40 Comentarios

Dejar respuesta

seis + dos =