Naciones Unidas, 11 dic.- El Consejo de Seguridad de la ONU acordó discutir la situación de los derechos humanos en Corea del Norte a pesar de la oposición de China.

Pekín, que defiende que ese foro no es el apropiado para abordar cuestiones de derechos humanos, no logró reunir apoyos suficientes para frenar la iniciativa.

Solo China, Rusia y Bolivia se expresaron en contra de la celebración de la reunión en una votación de procedimiento, en la que los miembros permanentes no pueden utilizar su derecho a veto.

El embajador adjunto de China, Wu Haitao, insistió en que el Consejo no debe convertirse en un foro sobre derechos humanos y avisó de que la sesión podía ser contraproducente para los intentos de lograr un acuerdo que resuelva la crisis internacional con Pyongyang.

Mientras, las potencias occidentales defendieron la reunión asegurando que el mantenimiento de la paz y la seguridad -mandato clave del Consejo de Seguridad- está estrechamente ligado a la vigilancia de la situación de los derechos humanos.

El encuentro comenzó poco después de la votación de procedimiento y estaba previsto que en él interviniese, entre otros, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein.

Se trata del cuarto año seguido en que el Consejo de Seguridad organiza una discusión pública sobre los abusos de los derechos humanos en Corea del Norte, pese a la oposición de Pekín y Moscú.

Una investigación de expertos de la ONU confirmó hace tres años abusos generalizados y sistemáticos de los derechos humanos en Corea del Norte.

Entre otras cosas, su informe documentó asesinatos, esclavitud, torturas, violaciones y otros crímenes graves contra personas perseguidas por motivos políticos, religiosos, raciales y de género.

No hay comentarios

Dejar respuesta