Ginebra, 25 abr.- El secretario general de la organización que gestiona el Tratado para la Prohibición Total de Pruebas Nucleares (CTBT), Lassini Zerbo, dijo que espera que Corea del Norte cumpla realmente su promesa de cesar con sus pruebas atómicas y que no quede todo en palabras.

“Espero que estos no sólo sean compromisos verbales”, dijo el responsable, que participa esta semana en Ginebra en el comité preparatorio de la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación de armas nucleares (NPT) que debe realizarse en 2020.

Sin embargo, Zerbo reconoció toda la importancia del ofrecimiento del líder norcoreano, Kim Jong-un, quien anunció el pasado día 20 que su país ya no realizará más test nucleares o de misiles, y que clausurará el centro de ensayos nucleares en el noreste del país.

“Hace poco nadie hubiese podido creer que esto podía ocurrir”, dijo en una rueda de prensa, para luego señalar que, en caso de que las próximas negociaciones de desnuclearización que mantendrán EE.UU y Corea del Norte tengan éxito, sería posible que Pyongyang opte por firmar y ratificar el CTBT.

Ese tratado prohíbe las pruebas nucleares y ha sido firmado por 183 Estados, de los cuales 166 lo han ratificado.

Sin embargo, su entrada en vigor requiere que 44 Estados con capacidad nuclear den este último paso.

Entre los principales países que ni siquiera han firmado el tratado están India, Pakistán y Corea del Norte, mientras que EE.UU, Israel, Irán y China lo han suscrito, pero no lo han ratificado.

La aceptación por parte de Corea del Norte de asumir legalmente los compromisos del CTBT serían “la única manera de solidificar su compromiso y de preparar el camino para una verdadera desnuclearización”, opinó Zerbo.

Sobre el caso de Irán, el responsable de la organización a cargo CTBT dijo que el pasado octubre se reunió con el presidente del Parlamento iraní, Ali Larijani, quien le indicó que cualquier posibilidad de ratificación del tratado dependerá de lo que ocurra con el acuerdo nuclear al que Teherán llegó con un grupo de seis potencias en 2015.

La Administración del presidente Donald Trump ha amenazado con retirarse de ese acuerdo y ha exigido a la Unión Europea (UE), que lo defiende, que presione a Teherán para que se introduzcan las modificaciones que Washington cree necesarias.

El Gobierno estadounidense se ha dado hasta el próximo 12 de mayo -fecha en la que tiene que extender la suspensión de las sanciones contra Irán, en cumplimiento del acuerdo nuclear- para decidir lo que hará al respecto.

Sin embargo, Zerbo opinó que “cualquier acuerdo es un compromiso y mi experiencia me dice que nada es perfecto”.

“Los compromisos en puntos específicos sirven para progresar en el conjunto y cualquier cambio (en un acuerdo) puede introducirse si así lo acuerdan ambas partes”, agregó.

Una solución a las tensiones con Irán y al caso de Corea del Norte podría incluso inducir a otros Estados nucleares, como India y Pakistán, a considerar adherirse al CTBT, opinó Zerbo.

Ambos países cuentan con arsenal atómico y mantienen una disputa por la región de Cachemira, bajo jurisdicción india, pero que los paquistaníes reclaman como propia.

No hay comentarios

Dejar respuesta