Para nadie es un secreto que vivimos en un país donde la libertad de expresión cada vez es más golpeada, donde el derecho que tenemos todos los seres humanos de estar informados sobre lo que acontece en el territorio nacional brilla por su ausencia, pues la censura aplicada a los medios de comunicación se acrecienta con cada fechoría que el gobierno liderado por Nicolás Maduro ejecuta, el objetivo es no mostrar a la población la verdad de todo lo que ocurre en el país.

El gobierno chavista siempre ha enfocado su discurso en acusar a los medios de comunicación de convertirse en instrumentos de propaganda de la tendencia política de oposición, todo con el fin de derrocar su gobierno, pero me pregunto ¿Qué de malo tiene visibilizar los problemas de una comunidad? ¿Qué de malo tiene informar acerca de los asesinatos ocurridos el fin de semana? Están cumpliendo su función de informar de manera veraz el acontecer diario del país ¿o no?

En el año 2009 y 2010, tuvo lugar el primer lote de cierres de medios de comunicación radial o como ellos lo llaman “la no renovación de la concesión”, por parte de CONATEL (Comisión Nacional de Telecomunicaciones), en el cual fueron clausuradas 34 emisoras de radio, teniendo como antecedente principal en el país el cierre de Radio Caracas Televisión en el año 2007. ¿El objetivo? Controlar la información, controlar lo que la gente debe ver.

Ha sido tanta la ambición de poder, de silenciar la verdad, de ocultar a cualquier precio todos sus actos, que no fue sino hasta Enero 2016 cuando la nueva Asamblea Nacional liderada por la Oposición Venezolana autorizó el regreso de los medios de comunicación social al hemiciclo, luego de que la Asamblea Nacional anterior presidida por el chavismo los expulsara del recinto y violara el ejercicio de sus funciones dentro del marco constitucional.

Hoy en día vemos como un gobierno se ha enfocado en desaparecer la realidad de lo que acontece el país, ningún medio de comunicación transmite la realidad de las colas por comida, la inseguridad desmedida, la cantidad de muertos que ingresan a la morgue en un fin de semana y todo lo que vaya en contra de la hermosa realidad que vende el canal del estado VTV, lo cual pareciera que fuera otro país donde todo es hermoso y color de rosas.

A pesar de que la Carta Magna venezolana en su artículo N°57 expresa el derecho de expresarnos libremente haciendo uso de cualquier medio de difusión o comunicación, notamos que es otra de las grandes mentiras que se viven en este convulsionado país. El futuro no está tan lejos, esperemos que las cosas cambien pronto. Por ahora, solo nos quedará continuar usando las redes sociales como mecanismo alterno para decir la verdad ante el mundo, porque al fin al cabo con la verdad ni temo ni ofendo.

————————————————————————
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta