Nunca antes Gobierno alguno en Venezuela le ha tocado confrontar tantas y tan determinantes adversidades. Las casi cotidianas intervenciones de Nicolás Maduro, de obligada cobertura para los medios de comunicación independientes en Venezuela, son de poco interés para el común de los venezolanos. Estas se caracterizan por contradictorios mensajes cuya línea de unión es desmentir lo dicho horas antes.

El radioescucha y televidente teme ver su destino familiar conducido por un megáfono animador o rocola que igual canta el antaño, como bravuconea con el devenir; todo ello sin siquiera tararear la obligada hambruna del parroquiano quien espera algo de comer para su núcleo. Por vez primera la Organización de las Naciones Unidas se refiere al país suramericano y su mandatario como responsable de la violación reiterada de los derechos humanos y una criminal administración de los recursos del estado.

Todo ello a criterio del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU. Tal pesquisa conduciría al enjuiciamiento ante el Tribunal Criminal Internacional de los funcionarios electos o no, responsables de velar por el cumplimento de las prerrogativas ciudadanas. Lo anteriormente indicado se desprende del informe presentado en Suiza ante el pleno del cuerpo colegiado relacionado con los derechos universales del hombre a finales del mes de agosto. Entre los conceptos expresados sobre Venezuela destaca el peligro real de un Gobierno de facto.

Reiterada actuación del gobernante contra institución democrática, enjuiciar líderes de oposición e instituciones críticas, detenciones arbitrarias y malos tratos de iguales consecuencias a las torturas. Al referirse a la Comisión de la Verdad creada por el ilegal parapeto constituyentista el cual no cumple con los requisitos básicos de transparencia e imparcialidad para realizar investigaciones obre abusos y violaciones de derechos humanos que sean independientes y libres de motivaciones políticas.

Ante tal marco indiviso; la Unión Europea de Naciones a través de su parlamento coronó el bloqueo con las medidas adoptadas hacia el desempeño dictatorial vigente en la tierra de Bolívar, obligante para la totalidad de estados del viejo continente.Hugo Chávez y su sucesor nunca imaginaron que el mundo en algún momento dejarían de observarlos como los reivindicadores de un gentilicio explotado por entornos poderosos para revelar lo que son: una mafia de asaltantes del erario público, cual piratas del Caribe.

Maduro urge de acuerdos con la oposición que lo muestren como un dialogante dentro de los límites democráticos, para así congelar las consecuencias punitivas de las disposiciones delictivas y administrativas universales a su supremacía y los burócratas.

—————————————————————————————–
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta