Zulay Hernández.

El término in vitro es un término en latín que significa ‘en cristal’. Se utiliza porque en los primeros experimentos biológicos en los que se realizaban cultivos de tejidos se realizaban en contenedores de cristal, tales como tubos de ensayo. En la actualidad, el término in vitro se refiere a cualquier procedimiento biológico que se realiza fuera del organismo en el que tendría lugar normalmente.

Es por esa razón que el tratamiento o técnica de reproducción asistida mediante la cual se efectúa la cópula de los ovocitos por los espermatozoides fuera del cuerpo de la madre, se le conoce como fecundación “in vitro”, porque esto ocurre de forma externa sin que exista un acto sexual.

La Fecundación In Vitro es el principal tratamiento para la esterilidad cuando otros métodos de reproducción asistida no han tenido éxito. El proceso implica el control hormonal del proceso ovulatorio, extrayendo ovocitos de los ovarios maternos, para permitir que sean fecundados por espermatozoides en un medio líquido, luego el ovocito fecundado puede entonces ser transferido al útero de la mujer para que continúe su desarrollo hasta el parto.

Para algunas parejas, tratamientos como la fecundación in vitro son la última opción para lograr un embarazo pero como cualquier intervención médica, tiene sus riesgos. A continuación se mencionan algunos de ellos:

• La estimulación hormonal puede hacer que los ovarios tengan un funcionamiento excesivo. Esto se llama síndrome de híper estimulación ovárica. Se puede acumular líquido en el espacio abdominal o en los tejidos. Además, la sangre puede volverse más espesa y, en el peor de los casos, se pueden formar coágulos de sangre. A menudo aparecen también disnea (sensación de falta de aire) o problemas renales.

• En un tratamiento de FIV, solo se permite transferir a la mujer un máximo de tres óvulos fecundados. No obstante, como la posibilidad de que se produzca un embarazo múltiple es alta, muchos médicos transfieren dos óvulos a la vez como máximo.

• La tasa de aborto después de un ciclo de FIV es del 18%. Las pérdidas del bebé son más frecuentes al principio del embarazo que cuando la gestación está avanzada.

• Aunque la posibilidad de que el óvulo fecundado se implante en una trompa de Falopio (embarazo ectópico) es relativamente pequeña, después de un tratamiento de FIV existe un cierto riesgo de que esto suceda, sobre todo si las trompas estaban dañadas.

 

———————————————————————————

USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

20 + Trece =