Fernando Lira.

Para nadie es un secreto la situación tan tensa y difícil que vive el país, es por ello que consideramos propicio recordar cual es el origen y fin de los partidos políticos. Los partidos políticos son entidades de interés público que tienen como fin promover la participación de los ciudadanos en la vida democrática, contribuir a la integración de la representación nacional y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo.

Sólo los ciudadanos podrán formar partidos políticos y afiliarse libre e individualmente a ellos; por tanto, quedan prohibidas la intervención de organizaciones gremiales o con objeto social diferente en la creación de partidos y cualquier forma de afiliación corporativa. Los partidos políticos nacionales tendrán derecho a participar en las elecciones estatales, municipales y del Distrito Federal.

Los principales partidos políticos son Acción Democrática (AD), creada en 1941, el Comité Organizador para Elecciones Independientes (COPEI), partido socialcristiano fundado en 1946, la Unión Republicana Democrática (URD), fundada en 1945. En 1960 se separó de AD el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). El Partido Comunista, PCV, nació en 1920. Pasó muchos años en la clandestinidad y en 1972 se separó el Movimiento al Socialismo (MAS).

Desde hace algunos años, a raíz de la crisis y desprestigio de los partidos, se encuentra en discusión la reforma de la Ley de Partidos Políticos. Busca, entre otros objetivos, la democratización interna, la regulación del régimen de contribuciones, mecanismos de designación de candidatos internos y a cargos de representación.

Es por ello que se observa desde más un mes como las principales fuerzas políticas de Venezuela preparan una serie de manifestaciones para hacer notar de alguna manera la inconformidad ante la situación país. Al observar la historia, se puede apreciar la protesta como un derecho humano y, al mismo tiempo, una de las manifestaciones sociales más antiguas en que un conglomerado hace notar su descontento por alguna injusticia. Se podría decir, por lo tanto, que la protesta es un concepto que nace en conjunto con la noción de la justicia en la historia del hombre.

Con el paso de las décadas, la historia ha mostrado que la humanidad no se cansa de presentar nuevas vías para protestar ante la injusticia con creatividad, imaginación e inteligencia y, lo más importante, sin violencia.

——————————————————————————————-

USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta