Grecia vuelve a los mercados internacionales tras cuatro años de rescates

0
319
Monedas de euro griegas y alemanas son fotografiadas en un monedero en Düsseldorf en Alemania. EFE/Archivo

Grecia colocó este jueves 3.000 millones de euros en bonos con un vencimiento a cinco años al 4,75% de interés en su primera salida a los mercados internacionales en cuatro años.

Grecia, hasta hace apenas dos años bajo la amenaza de quedar fuera de la zona euro, emitió sus primeros bonos soberanos el pasado jueves tras cuatro años enviando un claro mensaje político y económico de que está en el camino adecuado para salir de su crisis de deuda.

Atenas no tiene necesidades urgentes de financiación, alrededor del 80 por ciento de la deuda de Grecia está en manos de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), a tasas de interés muy bajas y en un plan de amortización a largo plazo, pero ha querido probar la reacción de los mercados ante ventas futuras de bonos como parte de su estrategia para cubrir sus necesidades de financiación para el año 2016, cuando expiran los pagos del rescate de la UE a finales de año, y Grecia ha dicho que no necesita más planes de rescate.

El FMI dio la bienvenida a la noticia ya que prueba que las políticas de austeridad del país están funcionando, eliminando el déficit presupuestario.

Atenas había previsto inicialmente recurrir a los mercados de bonos en el segundo semestre del año, tras confirmar que el período de recesión de seis años ha terminado, pero la rápida caída de los rendimientos de los bonos y la presión por constatar un éxito económico antes de las elecciones al Parlamento Europeo de mayo han llevado al primer ministro de Grecia, Antonis Samaras, a llevar a cabo la venta.

Los mejores datos macroeconómicos del país y el apoyo financiero de la Eurozona indican que la crisis soberana de Grecia está llegando a su fin y, a pesar de los altos niveles de deuda, las reformas llevadas a cabo están empezando a dar sus frutos y la deuda griega resulta atractiva para los inversores que buscan rendimientos más altos.

Grecia tuvo un superávit primario, sin tener en cuenta los pagos de intereses sobre la deuda pendiente, de cerca de 2,5 millones de euros en 2013, clave para el alivio y la sostenibilidad de la deuda.

Tras la inspección de la deuda griega por parte de la troika (el FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea), los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona aprobaron el desembolso de nuevos fondos de ayuda financiera a Grecia por valor de 8.300 millones de euros, de los cuales 6.300 se desembolsarán a finales de abril para hacer frente a los pagos al vencimiento de obligaciones.

Los ministros de Finanzas de la Eurozona confirmaron que las reformas implementadas ayudarán a mejorar el potencial de crecimiento económico y de inversión para generar empleo, por lo que se puede esperar que la recuperación y el crecimiento comenzarán este año y como reconocía el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, “la solidaridad europea ha servido para evitar lo peor”.

Atenas ha colocado 3.000 millones de euros en bonos con vencimiento a cinco años a un interés del 4,75%, en una emisión que consideraba como exitoso un tipo de interés por debajo del 5,25%, asegurando que la demanda ha sido muy fuerte y donde la mayoría de los pujantes, sobre un 90%, han sido inversores extranjeros.

Según explicó el Ministerio de Finanzas heleno en un comunicado, los principales pujantes han sido inversores institucionales extranjeros “caracterizados por tener un horizonte de inversión a largo plazo y de alta calidad”, estimándose que la demanda superó ampliamente las expectativas de la oferta inicial de 2.500 millones llegando a un número de 550 inversores internacionales que ofrecieron comprar más de 20.000 millones de euros de la nueva deuda griega.

Este logro en la primera salida al mercado desde 2010 se puede considerar como un gran éxito dado el tipo de interés conseguido, teniendo en cuenta que la última venta de bonos quinquenales en 2010 se consiguió un tipo de interés del 6,10% y en la última emisión de bonos a largo plazo, en ese mismo año, sólo se consiguieron colocar 390 millones de euros de los 1.000 millones ofertados.

Desde entonces, Grecia sólo se ha podido financiar gracias a los rescates del Eurogrupo y a la ayuda del FMI, por lo que la vuelta a los mercados internacionales es considerada como un logro por el Gobierno y un gran día como muestra de la capacidad de Grecia y de Europa para superar la crisis y, por supuesto, como un reconocimiento a tantos esfuerzos realizados por los ciudadanos.

———————————————————–

USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta