Naciones Unidas, 18 oct.- El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró que la República Centroafricana se enfrenta a un momento “clave” y pidió aumentar el número de “cascos azules” desplegados allí.

Guterres, que anunció que viajará al país africano la próxima semana, subrayó que es momento de “consolidar los frágiles avances” logrados y de impulsar paz y estabilidad a largo plazo.

“El país ha visto suficiente brutalidad, suficiente división y suficiente conflicto”, dijo en una conferencia de prensa.

El diplomático portugués explicó que ha solicitado al Consejo de Seguridad de la ONU un aumento del número de tropas internacionales desplegadas en la República Centroafricana y de sus recursos para responder a los “problemas dramáticos a los que se enfrentan”.

En concreto, Guterres quiere que se añadan 900 efectivos a los cerca de 12.000 que forman ya parte de la misión de la organización, conocida como Minusca.

Su solicitud se produce en un momento en el que Estados Unidos, el principal contribuyente de Naciones Unidas, está tratando de recortar el gasto en misiones de paz, pero Guterres se mostró “convencido” de que habrá una respuesta positiva.

El jefe de la ONU recordó que ya se han logrado importantes ahorros en otras operaciones e insistió en que es un “hecho” que se necesita aumentar la capacidad en la República Centroafricana.

El país vive un complicado proceso de transición desde que en 2013 los exrebeldes Séléka derrocaron al presidente François Bozizé, lo que desató una ola de violencia sectaria entre musulmanes y cristianos que causó miles de muertos.

Guterres aseguró que la situación sigue siendo “muy preocupante” pese a no aparecer habitualmente en los titulares de prensa y advirtió de que las tensiones y la violencia están en aumento.

Desde el principio de este año, el número de desplazados internos casi se ha doblado hasta alcanzar los 600.000, mientras que el número de refugiados en países vecinos ha superado el medio millón, según la ONU.

Guterres confió en que su visita la próxima semana sirva para abordar con el Gobierno y con otros actores vías para reducir el sufrimiento de la población y poner fin a los actuales retrocesos.

Además, dijo que quiere dar un impulso a la nueva estrategia de la ONU para responder a los casos de abusos sexuales cometidos por “cascos azules”, un escándalo que ha tenido su epicentro en la República Centroafricana.

Guterres explicó que pasará el Día de Naciones Unidas, que se celebra el 24 de octubre, con los miembros de la Minusca como tributo al trabajo de todas las fuerzas de paz de la organización.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

ocho − 2 =