En el país la escasez de alimentos, la crisis generalizada y la caída del poder adquisitivo han causado que más del 70% de la población haya bajado de peso drásticamente por no ingerir la comida necesaria para alcanzar por lo menos al índice de calorías recomendadas por día. La situación ha llevado a las personas a hacer cosas impensadas para mantener su aspecto físico y preservar su salud.

Lo que el socialismo del siglo XXI (Instaurado por el difunto presidente Hugo Chávez Frías y continuado por Nicolás Maduro) le entrega al pueblo es sumisión y miseria. Eso, aunque la Constitución bolivariana, en el artículo 299, diga que su régimen socioeconómico pretende asegurar el desarrollo humano integral y una existencia digna y provechosa, en la práctica esto no es tan cierto, se aprecia en la languidez de los venezolanos en todos los niveles de la sociedad.

Según un estudio realizado entre octubre y diciembre de 2016 por Cáritas Venezuela, con la colaboración de Cáritas Francia, la Comisión Europea y la Confederación Suiza, en dicho país hay claros indicios de desnutrición crónica entre los niños. En algunas zonas, esta alcanza niveles cercanos a lo que, de acuerdo a los estándares internacionales, es una crisis.

A tal nivel ha llegado la carestía en Venezuela, que a la búsqueda de comida en la basura se le ha sumado la prostitución a cambio de alimentos, según varios observadores y venezolanos que les cuentan de aquello a sus familiares ya (auto) exiliados. Esa es la dignidad del pueblo que promueve el socialismo.

Es tal el nivel de desorden y desesperación entre la población, que el Gobierno de Maduro ahora multa a los establecimientos donde se producen colas. Ocultan la miseria a la que han llevado a sus ciudadanos. Por tanto, los venezolanos están haciendo filas a dos cuadras de los locales. Ni hablar del tiempo que duran las colas. La productividad ha caído enormemente, lo que aumenta la penuria.

Bajo el eufemismo de seguridad alimentaria para el pueblo, en 2003, el régimen chavista aumentó su control sobre la asignación de divisas para evitar el capricho de la burguesía y garantizar en cambio el alimento en los hogares venezolanos. Eso fue lo que ellos vendieron como campaña al pueblo, pero hoy sabemos que la gente cada vez sufre más por este problema, que mientras siga este régimen se agudizara al pasar de los días.

—————————————————————————————-
USA hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta

2 × cuatro =