Denver (CO), 18 oct.- La inmigrante peruana Ingrid Encalada Latorres, quien tenía orden de abandonar el país, buscó refugio de nuevo en una iglesia de Denver, informó la filial local del Comité de Servicios de Amigos Americanos (AFSC, en inglés).

“Decidí que tengo que ser fuerte por mi familia. Tengo que hacer lo que es mejor para mis hijos. Tengo que luchar por ellos y por mi comunidad”, señaló Encalada Latorre, de 34 años y madre de dos hijos estadounidenses, en una declaración enviada a Efe.

Sin revelar en qué iglesia está refugiada, AFSC dijo que comunidades de todo el estado de Colorado se han movilizado en favor de Encalada Latorre “ofreciéndole santuario”.

La peruana ingresó al país en 2000 sin la documentación apropiada y en 2010 fue arrestada por uso de documentos de identidad falsos, un delito del que se declaró culpable, por lo que se ordenó su deportación, aunque la medida fue postergada durante varios años.

En noviembre de 2016, por temor a ser arrestada y deportada, Encalada Latorre no se presentó en las oficinas del Servicio de Inmigración y Aduanas cerca de Denver y, por el contrario, ingresó en la iglesia Mountainview Friends Meeting (cuáqueros), en donde permaneció refugiada (santuario) durante cinco meses, hasta que su caso fue reabierto.

Sin embargo, en agosto pasado el juez que analizó el caso falló en contra de la inmigrante peruana, por lo que su deportación quedó establecida para mediados de septiembre, aunque luego se le concedió un plazo adicional de un mes, que se cumplió ahora, para que pudiese realizar los arreglos necesarios con su familia.

En unas declaraciones preparadas enviadas a Efe, Encalada Latorre afirmó que hasta este lunes por la noche “estaba en paz” con el hecho de que debía regresar a Perú.

La razón, dijo, es que se sentía “demasiado cansada de seguir luchando” y la alternativa de regresar a su país y allí “rehacer” su vida parecía mejor que “la posibilidad de estar en santuario por mucho tiempo”.

“Pero Bryan, mi hijo mayor, me rogó que no me fuese y que no lo forzase a dejar su hogar y su escuela. Y aunque parezca algo menor, Aníbal (el otro hijo) tiene un fuerte resfríado y no hay clínica de salud donde vive mi familia en Perú”, dijo Encalada Latorre.

Además de la iglesia Mountainview Friends Meeting, la Primera Iglesia Unitaria y la Iglesia Metodista Unida Park Hill (ambas en Denver) ofrecieron santuario por algunos meses a indocumentados quienes luego lograron postergar sus deportaciones.

Iglesias en las localidades de Colorado Springs y de Mancos (sur de Colorado) sirven actualmente como refugios a inmigrantes.

“Debemos permanecer en solidaridad con Ingrid y con todos los miembros de la comunidad luchando por la dignidad”, expresó Jennifer Piper, de AFSC.

No hay comentarios

Dejar respuesta

16 − seis =