Ioniq: La apuesta Hyundai para el futuro.

0
501

Hyundai anda de estreno. No es frecuente que los fabricantes introduzcan modelos completamente nuevos, como es el caso del Ioniq, un sedán compacto que por primera vez en la industria, llega en tres “degustaciones”, Hibrido, Hibrido conectable  a la red eléctrica y Eléctrico. Para la presentación del auto, organizaron un evento de altura en Durham, en el sureste estado de Carolina del Norte. También en las alturas, justamente a 20,000  pies, mientras volaba rumbo a esa ciudad, conocí de la reunión del presidente Donald Trump con ejecutivos y trabajadores de la industria automotriz  en Michigan.

Esta reunión no hubiese sido relevante, de no ser por la promesa de Trump de revisar, y dar marcha atrás, a las regulaciones que el gobierno actualmente impone a la industria, con el objetivo de lograr rendimiento de  54.5 millas por galón, en autos y camionetas para el  2025. Estas regulaciones, han permitido que, la creatividad de los fabricantes en aras de lograr autos con mejor economía de combustible sea una prioridad.  El anuncio de Trump ha llegado como, “música para los oídos” de Chevrolet, Ford y Chrysler, ansiosos de seguir construyendo camionetas de gran tamaño, pero quizás como una nota disonante para Hyundai, que lanza un modelo de excelente rendimiento, como el Ioniq…o… ¿Quizás no?

Hyundai Ionic
Hyundai Ionic

La crisis del combustible de principios de los setenta, hiso que muchos norteamericanos comenzaran a mirar con curiosidad a  los pequeños  autos japoneses, incomparablemente más económicos que los enormes 8 y 6 cilindros salidos de Detroit.  Rebasada la crisis, en 1986 los fabricantes locales convencieron al gobierno para que relajara nuevamente las regulaciones de consumo, pero el festín no fue eterno. En el 2004 los precios del carburante comenzaron a subir, y los tres de Detroit volvían a estar en desventaja. Las carreteras se llenaron aún más, de Toyotas, Hondas, Kias y Hyundai o Mitsubishis y Mazdas.

La historia se repite, y de seguro, “los tres grandes” conseguirán lo que quieren, mientras que el resto, incluido Hyundai, seguirán apostando a la economía de consumo, pues, sin ser el Brujo Mayor, no es difícil pronosticar que los precios del carburante no se mantendrán bajos de por vida. Cuando llegue ese momento, y por qué no, desde ahora mismo, el nuevo Ioniq puede ser un auto triunfador.

Hyundai Ionic
Hyundai Ionic

Es el primero de la industria que se presenta en las tres variantes antes mencionadas, y no es difícil notar,  que el esfuerzo de Hyundai desarrollando este auto va a pagar dividendos. Según John Shon, gerente del proyecto Ioniq, les tomo 4 años al grupo de desarrollo para la planeación del auto, que, si bien no esconde la apariencia innovadora de su exterior, ya habitual en este tipo de automóviles, conserva un interior mas convencional, con una distribución armónica y limpia de indicadores en la pizarra, y el uso de teclas estilo piano, muy útiles para controlar manualmente algunas funciones como, clima y audio.

Hyundai a puesto especial cuidado principalmente en la versión eléctrica del Ioniq, que además de ser espacioso en la cabina y cajuela, se aleja del tradicional modernismo tecnológico que muchas veces asusta, a los que hacen la transición por primera vez, a este tipo de autos.  Esto, a pesar de usar materiales muy novedosos, como plásticos reciclados revestidos de polvo de madera y piedras volcánicas, y materiales suaves compuestos por un 25% de azúcar de caña (y que no le cuenten  las hormigas por favor).

Hyundai Ionic
Hyundai Ionic

La versión Híbrida con conexión a la red eléctrica del  Ioniq permanece en preproducción, y no estará en los concesionarios hasta el otoño. El modelo completamente eléctrico que ahora se vende en California y próximamente estará disponible en el resto del país, con un motor de 88 KW y 124 millas de rango, lo coloca por encima del Nissan Leaf y el Ford Focus EV, y por debajo del Chevrolet Bolt, que llega a las 238 millas, pero, quien  también le supera en varios miles de dólares.

El híbrido, curiosamente, tiene una transmisión de doble embrague, con un motor de 1.6 litros de cuatro cilindros, acoplado con un motor eléctrico de 44.5 kW. Este tren de poder se comporta admirable en carretera, tanto que me atrevería a decir que -a pesar del poco tiempo probando este vehículo- es el auto hibrido que más he disfrutado.

Hyundai, no solo presenta un producto que, por primera vez, cubre toda la gama de automóviles ecológicos, sino que lo hace agresivamente.  En precio, (Hibrido Base $22,200, Eléctrico Base $25,000 con crédito del gobierno) y una generosa garantía de “por vida” en sus baterías, que van a provocar seguro desasosiego en muchos de los establecidos, incluyendo al líder indiscutible, el Toyota Prius.

Los vaivenes políticos de la nueva administración en Estados Unidos, quizás se interpongan en alguna medida en el camino de este, y otros autos “verdes”, pero Hyundai sabe que los precios bajos del combustible pueden ser tan efímeros, como los presentadores de “Despierta America”,  y que cada día, hay más consumidores listos a hacer su parte, en la conservación de un planeta que lo reclama a voces.

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta