Teherán, 17 oct.- Los Guardianes de la Revolución de Irán han insistido en que nada detendrá el desarrollo del programa de misiles iraní, pese a que Estados Unidos ha sancionado a este cuerpo de élite con el objetivo de frenar sus actividades.

El comandante de la División Aeroespacial de los Guardianes, Amir Ali Hayizadeh, aseguró que este programa defensivo continuará “aunque se construya un muro alrededor de todo el país”, ya que se trata -agregó- de “una industria totalmente propia y nacional”, según publicó la prensa iraní.

Hayizadeh subrayó que los Guardianes seguirán aumentando sus capacidades defensivas porque su prioridad es la seguridad y la defensa de los intereses de la nación.

En este sentido, desestimó un posible ataque de EE.UU: “Esto es solo una guerra psicológica del enemigo porque nuestro país es tan fuerte que nadie se atreve a atacarlo”, aseveró.

“La hostilidad de EE.UU es una estrategia inalterable. Sus tácticas pueden cambiar, pero la estrategia en sí misma nunca cambia”, añadió.

El pasado viernes, el presidente estadounidense, Donald Trump, autorizó al Departamento del Tesoro a sancionar a los Guardianes de la Revolución por su “apoyo al terrorismo”, y a aplicar sanciones a sus funcionarios y filiales.

Washington rechaza el apoyo que ofrece este cuerpo de élite iraní al régimen sirio de Bachar al Asad y a grupos chiíes de la región como el libanés Hizbulá.

Además de enfrentarse a los Guardianes, Trump amenazó con abandonar el acuerdo nuclear firmado en julio de 2015 entre Irán y seis grandes potencias si no se corrigen sus defectos.

En concreto, quiere corregir los “débiles mecanismos de inspección” contemplados en el acuerdo; hacer frente al “programa de misiles balísticos” de Teherán y eliminar las “fechas de caducidad” de las restricciones impuestas sobre el programa nuclear iraní.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

siete − tres =