Guatemala, 5 ene.- El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, dijo frente a pobladores de Gualán, en el departamento oriental de Zacapa, que su Gobierno ha luchado contra la corrupción y se ha enfocado en “no tolerarla”, lo que ha derivado en que “el dinero del pueblo ha regresado al pueblo”.

Con ese dinero, afirmó categórico el presidente, su gobierno ha podido realizar “cambios” y concentrarse en los “cinco puntos principales de campaña”, los cuales enumeró en “lucha contra la corrupción, salud, educación, desarrollo económico y seguridad integral”.

Tras inaugurar la Subestación de la Policía Nacional Civil (PNC) en Gualán, el presidente indicó, en una especie de preinforme nacional, pues su segundo informe de Gobierno será presentado el 14 de enero próximo, que al inicio de su mandato “no había dinero y ahora no es que nos sobre, pero por lo menos lo tenemos”.

Esto, aseguró, permite a su Gobierno “invertir”, por lo cual “no se está haciendo lo que dicen que se hacía antes”.

Sin embargo, Morales no se pronunció respecto del pulso que mantuvo en 2017 con el titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala (Cicig), el colombiano Iván Velásquez, o con la fiscal general, Thelma Aldana.

El dúo Velásquez-Aldana, además de investigar al hijo y hermano del mandatario (José Manuel y Samuel Everardo Morales), lo señaló de posiblemente haber incurrido en el delito de financiación electoral ilícita en la campaña que lo llevó al poder, en 2015, cuando actuaba como secretario general de partido Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación).

Sin embargo, los intentos para aplicarle un antejuicio (desafuero) y así poder investigarlo a profundidad, fueron rechazados por el Congreso, pues la mayoría de diputados consideró que la acusación tenía “motivos políticos” en lugar de legales.

Pero en su discurso de este viernes, Morales se enfocó en alabar los cambios “positivos” al sistema de salud, desarrollo económico, educación y seguridad.

El presidente indicó que en estos dos años en el cargo logró “pagar” las vacunas para niños que se debían desde 2014 y 2015 con una inversión de “47 millones de dólares” y abastecer de medicinas todos los hospitales en un 75 %.

Resaltó que los alumnos tuvieron en 2016 un promedio de 183 días de clases, “cuando habíamos pronosticado que serían 180” y que mediante la creación de organizaciones de padres de familia había logrado entregar refacciones escolares (alimento).

En cuanto a la infraestructura, Morales expresó que en los primeros meses al mando del país y aún en el primer semestre de 2017 “la gente me reclamaba por las carreteras”, las cuales están en pésimas condiciones, lo que “ha cambiado, pues las cosas buenas tardan en ejecutarse”.

Finalmente, frente a la Subestación que inauguró, la cual tuvo un costo de 6 millones de quetzales (817.438 dólares), valoró nuevamente la reducción del 13 % en casos de violencia y la baja de 27,3 a 26,1 muertes violentas por cada 100.000 habitantes.

“Dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) que 10 muertes por una misma razón por cada 100.000 habitantes es considerado una epidemia. Si 10 muertes es una epidemia, 26,1 es algo sumamente preocupante, es una epidemia que tenemos en nuestro país”, asumió.

Al respecto, expresó que “no es una tarea fácil la que tienen nuestras gentes al frente de esta cartera (Gobernación)”, por lo que pidió a “todos” que contribuyan “desde casa, la escuela, en todas partes”.

“Si todos nos unimos y hacemos el trabajo que cada quien debe hacer, Guatemala va a avanzar”, concluyó.

No hay comentarios

Dejar respuesta