San Juan, 6 dic.- Equipos de la Guardia Costera de Estados Unidos en San Juan, bajo el Comando de Respuesta María ESF-10, empezaron los trabajos con la primera grúa en el puerto de San Juan para levantar, asegurar y poner a flote las embarcaciones varadas por el huracán María y que amenazan con contaminar los recursos ambientales.

Bajo la dirección del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico, el objetivo es remover cada embarcación mientras se mitiga el riesgo de salud pública, preservando el hábitat nativo y aumentando la capacidad de recuperación de la isla.

A este día, los equipos de respuesta han identificado 357 embarcaciones impactadas, 141 de las cuales han sido trasladadas desde entonces.

Los equipos han contactado con 159 propietarios y han respondido a 33 notificaciones de contaminación.

El DRNA y la Guardia Costera junto con la Junta de Calidad Ambiental de Puerto Rico, la Agencia Federal de Protección Ambiental y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre establecieron el Puesto de Comando ESF-10 para Puerto Rico el pasado 27 de septiembre, una semana después del paso de María.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta