Harare, 20 nov.- La sección juvenil de la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), el partido del presidente del país, Robert Mugabe, reclamó la dimisión del veterano mandatario, de 93 años, y la expulsión de la formación de la primera dama, Grace Mugabe, informó la televisión pública ZBC.

Antes de que los soldados detuvieran a su líder, Kudzai Chipanga, las juventudes de la ZANU-PF fueron uno de los principales apoyos de las ambiciones de Grace Mugabe de suceder a su marido en el poder, que desencadenaron la intervención militar del martes tras la destitución del vicepresidente Emmerson Mnangagwa.

De hecho, Chipanga, que aseguró que no permitiría “interferencias militares” un día antes del levantamiento, aunque se disculpó públicamente cuando los militares ya controlaban de facto el país, es uno de los seis miembros que ahora las juventudes han decidido expulsar.

A este respecto, el portavoz de la organización juvenil, Yeukai Simbanegavi, también ha reclamado que se anulen todas las expulsiones llevadas a cabo desde 2014.

Asimismo, los jóvenes de la ZANU-PF pidieron la vuelta de Mnangagwa y su restitución en los cargos de vicepresidente del país y “número dos” del partido, y celebraron la entrada en escena del Ejército para “erradicar a los criminales” del entorno de Mugabe, explicación a la que se aferran los militares para evitar hablar de golpe de Estado.

Por último, las juventudes solicitaron “medidas disciplinarias severas” contra los ministros afines a las ambiciones de poder de Grace Mugabe, entre los que se encuentran los titulares de Educación, de Finanzas y de Gobierno Local, Desarrollo Rural y Vivienda, detenidos por los militares en los últimos días.

La sección juvenil de la ZANU-PF es la última organización que da la espalda a Mugabe -en el poder desde 1980- y a la primera dama, uniéndose a los comités provinciales, los veteranos de guerra e incluso a algunos ministros del actual Gobierno.

Muchos de ellos participaron en las marchas y mítines que se celebraron ayer en ciudades importantes como la capital, Harare, en la que “no se registró ni un solo incidente violento” pese a las miles de personas que participaron, contó el activista Doug Coltart en su cuenta de Twitter.

Las concentraciones continuarán a lo largo de la jornada después de que el presidente de la Alianza de Ciudadanos Unidos, Joelson Mugari, convocase una misa multitudinaria junto a líderes religiosos en el centro de Harare.

Se celebran dos reuniones clave para el futuro del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe: en una, el propio mandatario se reúne por segunda vez con los mandos del Ejército para negociar su salida, mientras que en la otra, el Comité Central de su partido se plantea destituirlo.

Por el momento no han trascendido detalles del encuentro de Mugabe con los militares más allá de los componentes del equipo de negociación, mientras que de la reunión interna de su partido, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), se conoce la hora de comienzo: 10.30 hora local (08.30 GMT).

 

No hay comentarios

Dejar respuesta