Bruselas, 13 feb.- Los ministros de Defensa de la OTAN debatirán mañana y el jueves la modernización de las estructuras de la Alianza, con la creación de dos nuevos cuarteles generales estratégicos, así como la evolución del gasto destinado a defensa de cara al compromiso de invertir un 2 % del PIB de aquí a 2024.

En la reunión, preparatoria de la próxima cumbre de líderes de la Alianza que tendrá lugar en Bruselas en julio, los ministros darán luz verde a la nueva estructura de comando de la OTAN que “jugará un papel crucial en situaciones de crisis y conflicto”, afirmó en una rueda de prensa el secretario general aliado, Jens Stoltenberg.

Se trata de dos cuarteles generales, uno marítimo en Estados Unidos y otro de tierra en Europa, con los que la Alianza busca “proteger las líneas de comunicación marítima entre Norteamérica y Europa”, agregó el político noruego.

El objetivo es reforzar las estructuras de mandos y control de cara a las amenazas que se ciernen sobre la Alianza, ante la agresividad de Rusia y el incremento de la amenaza terrorista en el flanco sur.

“Se exigen mayores recursos humanos y financieros y readaptar estructuras para hacerlas mas flexibles”, apuntaron fuentes de la Alianza, que precisaron que estos cuarteles se ubicarán en Norfolk (Virginia, EE.UU) y en Alemania.

A estos se sumarán el nuevo centro de operaciones ubicado en Nápoles (Italia), que todavía no está activo y que los países del sur instarán a poner en marcha cuanto antes.

Por otro lado, los ministros debatirán la evolución del gasto en defensa con el objetivo de lograr que en todos los países se invierta un 2 % del PIB de aquí a 2024, un compromiso que solo cumplirán previsiblemente 15 de los 29 países de la Alianza, dijo Stoltenberg.

Según las nuevas estimaciones de la Alianza, ocho países alcanzarán este año el objetivo de invertir el 2 % de su PIB en defensa, 15 de aquí a 2024, lo que Soltenberg calificó de “progreso sustancial”, aunque admitió que hay “un largo camino” hasta lograr el cumplimiento del compromiso por parte de todos los aliados.

Entre este grupo de países no está España, que ya ha anunciado públicamente que el gasto español en defensa rondará el 1,53 % del PIB en 2024, por lo que no llegaría al compromiso acordado por la OTAN en la cumbre de Gales de 2014, según anunció la ministra española, María Dolores de Cospedal, el pasado 24 de enero en el Congreso.

Está previsto que los ministros debatan los planes nacionales que se habían comprometido a presentar a finales de diciembre para lograr este objetivo.

En ese sentido, la representante permanente de Estados Unidos en la OTAN, Kay Bailey Hutchison, expresó la esperanza de que España presente un plan para cumplir con el compromiso.

“Esperamos que España venga con un plan para cumplir con el compromiso del 2 % en 2024. España es un importante aliado y nos gustaría que trabajaran más fuerte; esperamos que cuando vean que Estados Unidos y otros países están intensificando esfuerzos también lo hagan”, afirmó Bailey.

Tras años de reducción del gasto hasta 2014 (0,96 %), este se ha incrementado durante tres años consecutivos en 2015 (1,84 %), 2016 (3,08 %) y 2017 (5,01 %).

El incremento del 5 % es “significativo”, según Stoltenberg, “más de lo que mucha gente esperaba en 2014”.

“Hemos visto un progreso, y los progresos han de seguir por parte de todos los aliados, que tienen planes nacionales para incrementar el gasto en defensa en términos reales”, afirmó.

Ante la presión de EE.UU, los aliados han presentado planes nacionales sobre cómo se proponen alcanzar ese objetivo, según los cuales “habrá un incremento del gasto en defensa pero también de la calidad del mismo, con más inversión en nuevas capacidades y tecnología”.

En 2024, explicó el político noruego, 22 aliados invertirán en total un 20 % o más de sus presupuestos en defensa en grandes capacidades.

La embajadora estadounidense también mostró la inquietud de su Administración ante la puesta en marcha de la Cooperación Estructurada Permanente en Defensa (PESCO) y el Fondo Europeo de Defensa e instó a sus socios europeos a “evitar nuevas barreras dentro de la OTAN”.

El propio Stoltenberg ha defendido que esta política debe ser un “complemento” y no una “alternativa” a la OTAN, una cooperación que debatirán los socios con la alta representante europea para la Política Exterior y la Seguridad Común, Federica Mogherini.

También está previsto que los ministros den su apoyo a reforzar su actividad en Irak con una nueva misión no de combate, de asesoramiento y asistencia técnica a las autoridades iraquíes, que se lanzaría en la cumbre de julio.

No hay comentarios

Dejar respuesta