Roma, 17 mar .- Representantes de los Parlamentos de los Estados miembros de la Unión Europea (UE) y algunas autoridades comunitarias llamaron en Roma a la unidad ante amenazas como el nacionalismo, con la salida del Reino Unido como telón de fondo.

La capital italiana acogió una conferencia de líderes parlamentarios europeos que sirvió como preámbulo de la gran celebración del sexagésimo aniversario del Tratado de Roma (origen de la UE), que tendrá lugar el próximo 25 de marzo.

Un acto que contó con la ausencia del Reino Unido, que se prepara para emprender el proceso de desconexión de la UE.

Los representantes de los Parlamentos del continente hicieron especial hincapié en la necesidad de avanzar en la unión entre países europeos y todos ellos subrayaron los logros conseguidos durante estos sesenta años de integración, colaboración y paz.

En el acto matutino, celebrado en la Cámara de los Diputados italiana, participó la presidenta del Congreso de los Diputados de España, Ana Pastor, quien defendió que “es imprescindible que estemos todos juntos ante el desafío de algunos retos” venideros.

“Todos unidos somos más y con más Europa seremos más y mejores europeos”, reivindicó.

Por su parte, el presidente del Senado de España, Pío García Escudero, apostó por una Europa “fuerte, unida y sólidamente cimentada en los valores democráticos”.

La anfitriona y presidenta de la Cámara de los Diputados de Italia, Laura Boldrini, dijo que hay que ser “conscientes y orgullosos de la integración europea” y pidió compromiso para que este concepto sea difundido entre los ciudadanos.

Acto seguido tomó la palabra el presidente del Bundestag alemán, Norbert Lammert, quien subrayó que, “ante los grandes desafíos del siglo XXI, como el terrorismo o los refugiados, no se puede llegar con una mínima perspectiva de éxito” sin la unión entre los Estados europeos.

En su opinión, una muestra de que es necesaria una Europa “más unida” es el hecho de que ni al presidente estadounidense, Donald Trump, ni al ruso, Vladimir Putin, les interese un continente europeo fortalecido.

Uno de los temas candentes de esta jornada, como era de esperar, fue el futuro de la UE una vez que Reino Unido la abandone definitivamente.

Lammert dijo que el Brexit “no es lo peor que podía pasar, pero sí una herida muy grave” y el presidente de la Cámara de Representantes belga, Siegried Bracke, subrayó que “no puede ensombrecer las cosas buenas” que ha traído la unión.

Otro asunto que salió a colación fue la hipótesis de una Europa a dos velocidades, una opción rechazada por el presidente del Senado polaco, Stanislaw Karczewski, que advirtió que “llevaría al desmantelamiento de la UE”.

La conferencia continuó por la tarde en la sede del Senado italiano, con un acto protagonizado por dirigentes de las instituciones comunitarias como el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk o el del Parlamento Europeo, Antonio Tajani.

Tusk volvió a poner el acento en la necesidad de mantener y avanzar la unión de los países europeos porque, en su opinión, solo de ese modo podrán garantizar su soberanía.

“Cuando Europa es débil, sus países también son débiles”.

“Si es fuerte, los Estados miembros son fuertes”.

“Solo estando unidos, juntos, podemos de verdad asegurar nuestra soberanía, ser verdaderamente libres en el mundo”, vaticinó.

Tajani, por su parte, pronunció un enérgico discurso en el que reclamó que la UE “es mucho más que un mercado y una moneda”; es “un faro para los Derechos Humanos”.

El presidente del Parlamento Europeo advirtió de la “tentación” de algunos países de caer en el nacionalismo o el proteccionismo ante problemas como el terrorismo o el desempleo juvenil o crisis como la derivada del elevado flujo migratorio hacia el continente.

“Más que nunca debemos demostrar que estos retos se vencen solo si estamos unidos”.

“Dividirnos ahora, adjudicar culpas o errores a las instituciones no nos lleva a ningún lado”, manifestó.

Por su parte, el primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, llamó a “no ser indulgentes ante los nacionalismos y las hostilidades entre países”.

“Si no detenemos a tiempo todo esto, después será difícil bloquear” el avance del nacionalismo, subrayó Gentiloni.

No hay comentarios

Dejar respuesta

13 − 9 =