Los retos que enfrentará el gobierno de Argentina en el 2018

3
867

El año pasado la mayoría de la prensa especializada analizó el impacto que tuvo la llegada del presidente pro mercado de Argentina, Mauricio Macri, en la economía de su país.

Si bien se han logrado algunos avances en la eliminación de las políticas aislacionistas y la domesticación de la inflación galopante del país, el 2018 podría llegar a ser un año crítico para Argentina, ya que los votantes y los inversionistas demandan resultados tangibles.

Creemos que un año exitoso para Argentina depende de cuatro temas clave: generar un fuerte crecimiento económico, controlar la inflación, generar apoyo político para desarrollar nuevas políticas y atraer capital extranjero.

Generando crecimiento económico: el PIB se contrajo 2.3% en 2016, antes de recuperarse en 2017 para alcanzar una tasa de crecimiento esperada de 3%. El gobierno espera que el crecimiento se acelere a 3.5% en 2018, lo cual será crítico para ayudar a reducir el déficit presupuestario del país y para atraer capital extranjero. En última instancia, el crecimiento económico se verá sustancialmente afectado por el aumento de los precios de los productos básicos, la implementación exitosa de reformas a favor del crecimiento, el control de la inflación y la disminución del desempleo.

Domando la inflación: desde que Macri asumió el cargo, la inflación en Argentina ha disminuido, pero no tanto como muchos esperaban. En 2016, el primer año completo de Macri en el cargo, la inflación se aproximó al 40%. En 2017, las estimaciones de inflación cayeron a alrededor del 24%, pero la eliminación de los subsidios a la energía presionó al alza los gastos de subsistencia. Dado el frágil estado de la economía argentina, existe un debate sobre si el Banco Central debería bajar las tasas de interés para estimular el crecimiento o mantener las tasas altas para enfrentar la inflación.

Si bien el objetivo original de inflación para 2018 se había fijado entre 8% y 12%, el banco central ha revisado recientemente el objetivo y lo ha puesto en un 15%. Si Argentina puede alcanzar este objetivo y establecer una trayectoria descendente para la inflación más allá de 2018, el país podría beneficiarse de una moneda más estable, más capital extranjero y una economía global más fuerte.

Construcción de apoyo político: nos sería difícil encontrar un país donde la política no sea un factor importante en 2018, pero aún así sigue siendo una prioridad para Argentina. La coalición de Macri fortaleció su posición durante las elecciones de mitad de mandato de 2017, pero necesitará mantener el apoyo de los votantes para implementar políticas impopulares pero prudentes en 2018. Tales políticas incluyen nuevos cambios en el código tributario del país, reformas de pensiones y la eliminación de subsidios al transporte, todos diseñados para ayudar al país a reducir su déficit presupuestario y lograr un crecimiento más sostenible.

Atraer Capital Extranjero: uno de los principales logros de Macri desde que asumió el cargo ha sido resolver las deudas del país con acreedores extranjeros y eliminar los controles de divisas. Como resultado, Argentina ha podido regresar a los mercados de capitales globales y atraer más fácilmente capital de inversores extranjeros. En 2018, el país espera financiar aproximadamente el 40% de su déficit con bonos en moneda extranjera, que ascienden aproximadamente a $12 mil millones. Atraer con éxito el capital extranjero será clave para lograr el crecimiento económico de un país que ha sufrido años de inversión insuficiente.

En conclusión estos cuatro temas clave para Argentina están interrelacionados, destacando cuán importantes son para el éxito del país. Si alguno de ellos se queda corto de su objetivo, podría haber un efecto de cascada que paraliza la economía. Por ejemplo, una inflación inusualmente alta podría asustar al capital extranjero, lo que perjudica el crecimiento económico, y siembra las semillas del descontento entre el público votante. Sin embargo, si la economía en recuperación puede obtener buenos puntajes en cada uno de estos temas clave, podría haber un efecto de auto-refuerzo que impulse a la economía a un crecimiento sostenible a largo plazo. Por estas razones, creemos que el 2018 será un año crucial para Argentina.

 

3 Comentarios

Dejar respuesta