Buenos Aires, 24 nov.- El presidente de Argentina, Mauricio Macri, recorrió las obras de un sistema de abastecimiento de agua potable que, según dijo, generará “igualdad de oportunidades” entre unas 16.500 personas que habitan en la provincia de Chaco, una de las más pobres del país.

El proyecto “le cambia la vida a decenas de miles de argentinos” y ayuda a llevar “agua potable” a todos, “hayan nacido donde hayan nacido, generando realmente igualdad de oportunidades”, dijo el mandatario durante su visita a la planta potabilizadora de la localidad Misión Nueva Pompeya.

La planta forma parte de un proyecto mayor que atravesará el Impenetrable chaqueño, una región del norte argentino de 40.000 kilómetros cuadrados que cuenta con una elevada tasa de población indígena, y beneficiará a unas 16.500 personas, de las cuales el 70 % pertenecen a las etnias wichí y qom.

Según informaron fuentes de Presidencia, contará con varias cisternas, plantas potabilizadoras, depósitos y dos acueductos de 21 y 34 kilómetros, a lo que se unirán 100 kilómetros de redes de distribución comunitarias que llegarán a escuelas y centros de salud de zonas más alejadas.

En la actualidad, el sistema de abastecimiento en las zonas rurales se realiza a través de camiones y la población invierte alrededor de seis horas al día para conseguir el agua y transportarla manualmente, algo que realizan principalmente mujeres y niños, señalaron dichas fuentes.

El objetivo es que “nunca más tantos argentinos tengan que recorrer decenas de kilómetros para tener agua, algo tan elemental y tan ligado a la dignidad”, señaló Macri.

Según el mandatario, las obras se enmarcan en el “plan de infraestructuras más grande de la historia” argentina, el cual abarca diez provincias y busca conectar el norte “con el resto del país y el mundo”, algo que definió como “un hecho de reparación histórico”.

“Esta infraestructura va a transformarse en trabajo: trabajo durante las obras y trabajo que se va a generar” a partir de ellas y que significa “la solución a la pobreza”, agregó.

Macri insistió en que su Gobierno busca que las obras “terminen en las fechas que se comprometen” para que vuelvan a ser “sinónimo de esperanza, de futuro, de alegría y nunca más de corrupción”, como fue “en tiempo pasado”.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

2 × tres =