Masiva invasión de venezolanos causa descontento en América Latina

2
361

Cientos de miles de venezolanos que huyen del colapso económico se están agolpando en ciudades y campamentos improvisados ​​en Colombia, Brasil, Ecuador y en toda la región, la mayor emigración masiva en la historia moderna de América Latina. La fricción resultante se refleja en naciones como los Estados Unidos, donde la inmigración impregna el debate nacional, o en Alemania, donde los refugiados de guerra han cambiado la política, y también en Italia, donde un partido anti-inmigrante creció tremendamente a nivel político.

En Panamá, la simpatía con la que se recibe a los recién llegados de Venezuela, muchos profesionales ricos, está dando paso al miedo y al resentimiento de los pobres y desesperados.  Todo esto se está viendo evidenciado por los brotes de insultos nacionalistas, acoso e incluso violencia hacia los venezolanos recién llegados.

La caída económica que ha desembocado en esta crisis social venezolana se inició para muchos con el gobierno de Hugo Chávez pero ha recrudecido desde que el presidente de los autócratas socialistas, Nicolás Maduro, asumió el cargo en 2013.

La producción petrolera, la otrora pilar de la economía venezolana, se ha desplomado a medida que el productor estatal se fue quedando sin dinero,  y desde que Maduro encarcelara a la mayoría de los funcionarios petroleros preparados a quienes el dictador reemplaza con militares que no tienen idea sobre petróleo. La hiperinflación ha hecho que la moneda no tenga valor, y la malnutrición ahora es endémica. Más de 2,5 millones de venezolanos viven fuera del país.

Alrededor de medio millón se encuentran solo en Colombia, y están llegando a una tasa de alrededor de 100.000 por mes. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo que la afluencia es quizás el problema más serio de su país.

Él apretó las reglas de visa y desplegó tropas para patrullar los cruces fronterizos informales. En la frontera entre Colombia y Venezuela se habla de que muchos venezolanos están involucrados en estructuras criminales y piden al gobierno que proteja los empleos que actualmente poseen los trabajadores colombianos.

En la televisión latinoamericana se ven escenas desgarradoras por estos días. En Colombia, un grupo de venezolanos fueron acusados de intentar vender comida pasada de fecha y en mal estado en el transporte público. Medios peruanos mostraron un video de una pelea en un autobús después de que un hombre de nacionalidad peruana se agarrar a golpes de puño con pasajeros venezolanos, acusándolos de huir de su país “como ratas”.

En Trinidad y Tobago, las autoridades han detenido a los inmigrantes sospechosos de estar en el país ilegalmente, deportando a algunos y encarcelando a otros.

En general, los gobiernos de América Latina han respondido de manera caritativa, en algunos casos aprobando disposiciones que han hecho que sea más fácil estudiar o trabajar.Panamá, un país de 4 millones, ha atraído a aproximadamente 120,000 inmigrantes venezolanos según cifras oficiales, aunque es probable que la cifra real sea más alta.

En el último año, el sentimiento anti venezolano ha crecido a medida que los presentadores de televisión y los políticos se unieron a los grupos nacionalistas para exigir controles más estrictos en medio de temores de mayor criminalidad y caída de los salarios. El año pasado, el presidente Juan Carlos Varela anunció nuevas políticas, que incluyen reducir las estadías turísticas a tres meses de seis y exigir a los visitantes primerizos de Venezuela que soliciten visas.

Durante décadas, los venezolanos ricos en petróleo fueron estereotipados como ricos y altivos, una impresión que alimenta la dinámica actual.

 

2 Comentarios

  1. Como en todo país, existen personas buenas y malas, no siendo Venezuela una excepción. Sin embargo, la gran mayoría de venezolanos (al menos de los que han venido a Perú), son personas muy amables que vienen con muchas ganas de trabajar en lo que sea y por eso se ven víctimas de personas inescrupulosas que les dan trabajo por sueldos menores a los que corresponde por ley, por lo que son acusados de “quitar” trabajo a peruanos, y por eso son muchas veces mal vistos.

Dejar respuesta