La experiencia de vivir un embarazo, tener un bebé y criarlo, puede ser extraordinariamente difícil, y a la vez enriquecedora y feliz. La maternidad y parternidad es un complejo y maravilloso estado. Son etapas de profundo cambio en la vida de la mujer y el hombre. Cambian los valores, sus necesidades y deseos, sus preocupaciones, sus prioridades, sus creencias. Incluso su identidad se ve afectada por la experiencia de convertirse en madre o padre. A veces se hace complicado integrar la maternidad o paternidad en nuestra vida con el máximo de satisfacción y equilibrio.

Para que la maternidad y paternidad no sea solo una dimensión maravillosa de tu existencia, sino además una poderosa fuente de crecimiento personal, es importante aceptar todos los cambios que van a aparecer en este proceso que ya será de por vida.

Maternidad (fragmento). Original pintado en 1905. Óleo sobre lienzo (178x198 cm). galeria Nacional de Arte Moderno de Roma
Maternidad (fragmento). Original pintado en 1905. Gustav Klimt.

Es aconsejable tener en cuenta estos 7 puntos:

  • Cuídate para poder cuidar. Descansa, dentro de lo que se puede, tómate 20 minutos al día para ti. Eres madre-padre, pero también persona.
  • Concilia  tus necesidades y las de tu bebé. Ambas son importantes. Muchas veces aparecerá el sentimiento de culpa pero no dejes que se apodere de ti.
  • Conecta con la persona  fuerte y sabia que hay en tu interior, Todos sabemos  cuidar de nuestro bebé. Es un instinto que todos tenemos y sabemos sacar en su momento.
  • Identifica tus fortalezas y también tus límites. No somos superhéroes, somos humanos que también nos cansamos, lloramos y necesitaríamos 50 horas al día para todo lo que queremos hacer. No te culpes, prioriza.

 

 

  • Busca un equilibrio entre tu faceta de madre/padre y la de profesional, mantén tu motivación e implicación en tu trabajo gradualmente.
  •  Vela por tu bienestar emocional y el de tu bebé a pesar de las crisis que suelen aparecer. Los niños no necesitan una madre y/o padre “perfect@” que no existe, sino una madre y/o padre resiliente, que sonría y afronte la vida con ganas.
  • Toda persona quiere ser una buena madre o buen padre para sus hijos: encontrarás claridad y motivación para recorrer este camino a tu manera. Los recursos están en ti si decides optar por este complejo a la vez que maravilloso estado.

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

3 × 2 =