Washington, 16 mar.- El Departamento de Estado de EE.UU admitió que dio a una periodista de un medio conservador el único asiento de prensa en el avión del secretario de Estado, Rex Tillerson, en su gira por Asia, con el fin de difundir “nuevas perspectivas” sobre la política exterior estadounidense.

La noticia llega después de una semana de quejas al Departamento de Estado de los principales medios de comunicación de EE.UU, que pese a cubrir de forma permanente la agencia diplomática no han podido unirse a Tillerson en la gira que inició a Japón, Corea del Sur y China.

“En este viaje en concreto, se decidió tomar una decisión original, por así decirlo, para incluir a alguien que no cubre necesariamente el Departamento de Estado, un medio de comunicación que no está inmerso en la política exterior y darle así una perspectiva nueva y fresca”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, durante su conferencia de prensa diaria.

La periodista en cuestión, según afirmó el medio que la contrata, es Erin McPike, corresponsal ante la Casa Blanca del Independent Journal Review (IJR), una página web fundada por antiguos estrategas del Partido Republicano.

Desde hace casi medio siglo, el secretario de Estado de EE.UU viaja al extranjero acompañado de un contingente de periodistas para facilitarles la cobertura de sus actividades, dado que las opciones de desplazamiento por vía comercial en giras a varios países podrían no ajustarse a la agenda del titular de Exteriores.

Tradicionalmente, el Departamento de Estado ofrecía unos 15 asientos a los periodistas acreditados de forma permanente ante la agencia estadounidense, y abría ocasionalmente algún asiento a reporteros de otros medios interesados en la visita en particular, siempre con la condición de que cada uno pagara sus gastos.

La llegada de Tillerson ha cambiado esas reglas, al menos inicialmente, ya que solo “uno o dos” periodistas pudieron acompañarle en sus viajes a Alemania y México, según Toner.

A comienzos de marzo, comenzó a circular el rumor de que Tillerson podría no aceptar a ningún periodista en su gira a Asia, lo que provocó que los jefes de varios medios de comunicación enviaran una carta de protesta al Departamento de Estado.

“Esta situación no solo deja el discurso público sobre las reuniones en manos de los ministerios de Exteriores de China, Corea del Sur y Japón, sino que no le da ninguna ventana al pueblo estadounidense a las ideas y acciones de los líderes del país”, indicaba la carta, firmada por medios como The New York Times, The Washington Post, The Wall Street Journal, Fox News y CNN.

El Departamento de Estado sugirió después que podría incluir a un periodista en el viaje, y justificó la decisión por la voluntad de Tillerson de viajar en un “avión más pequeño”, aunque finalmente se desplaza en un Boeing 737, según confirmó Toner.

La asociación de corresponsales del Departamento de Estado expresó su “decepción” por la decisión y lamentó que ni siquiera se les permitiera incluir a un periodista de su grupo que pudiera haber proporcionado al resto información sobre el viaje, un procedimiento habitual en EE.UU que se conoce como “pool”.

Durante el mes y medio que lleva en el cargo, Tillerson ha mantenido un perfil muy bajo, con apenas tres apariciones públicas y sin ofrecer ninguna conferencia de prensa ni entrevista.

La ausencia de Tillerson en las reuniones del presidente de EE.UU, Donald Trump, con varios líderes mundiales ha generado la impresión en Washington de que el titular de Exteriores está siendo ignorado por una Casa Blanca decidida a dirigir la política exterior, o que carece de influencia sobre el mandatario.

No hay comentarios

Dejar respuesta

quince − Once =