Chicago (IL), 20 nov.- Un grupo de mexicanos sostuvo este fin de semana en Chicago un encuentro para delimitar una plataforma que trabaje hacia un nuevo liderazgo civil, y por una agenda que vele por los intereses políticos y económicos de los inmigrantes mexicanos en la ciudad.

En una reunión comunitaria, a la que acudieron activistas, abogados y funcionarios del Consulado de México en esta ciudad, los presentes resaltaron que a pesar de que los hispanos constituyen el 30 % de la población de la ciudad, por encima de los afroamericanos, en términos de “poder político” aún están por debajo de lo esperado.

Valdemar López, un abogado de inmigración, apuntó a Efe que los mexicanos de esta ciudad carecen de un “nuevo liderazgo entre los jóvenes” y se quejó de que algunos políticos de origen mexicano “no son accesibles a sus comunidades”.

“Tenemos aún muchas barreras en la ciudad de Chicago”, se quejó.

Guillermo Gómez, otro participante, lamentó que los políticos hispanos y mexicanos en la ciudad son “absorbidos” por la “maquinaria política y pierden su voz independiente”. Añadió que además temen identificarse en sus campañas electorales como “mexicanos”.

“Eso nos quita nuestra identidad”, señaló.

El abogado Arturo Jaúregui resaltó la necesidad de que los mexicanos de la ciudad participen en la política, se hagan ciudadanos, voten y se “envuelvan en la política”.

En ese sentido, lamentó que algunos compatriotas suyos participen desde el exterior en la política mexicana y descuiden su participación en la política local.

“No podemos vivir con un pie en un país y el otro pie en el otro, porque así no somos ni de aquí, ni de allá”, advirtió Jaúregui.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta