Por Magdalena Reina

Los puertorriqueños decidieron dejar de lado sus diferencias sobre el estatus de la isla, para abocarse en defender fondos para los sistemas de salud, un trato igualitario en una reforma tributaria y recursos de asistencia tras el paso del huracán Irma.

En su visita a Washington el jueves 14 de septiembre, el gobernador Ricardo Rosselló dijo que esos temas son prioritarios, aunque tampoco se puede dejar de lado la decisión de los puertorriqueños de convertirse en el estado 51 de Estados Unidos.

La clave es no abandonar las discusiones sobre el estatus, porque de ahí parten mucho de los males que afectan a la isla.

Entre todo lo negativo que se lee en las noticias, lo positivo es que el ojo del huracán Irma no embistió a Puerto Rico, que ahora calcula en mil millones de dólares las pérdidas que espera recibir de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA).

El milagro tras el paso de Irma ha permitido fondos urgentes y además la creación del Frente por Puerto Rico para atender las necesidades más urgentes de la isla, que en mayo se declaró en quiebra para reestructurar unos $70 mil millones en deudas.

Rosselló Nevares participó en una conferencia de prensa junto con los exgobernadores Aníbal Acevedo Vilá y Alejandro García Padilla, parte del Frente por Puerto Rico que agrupa a diversos sectores políticos, religiosos, sindicales, empresariales y cívicos.

“Puerto Rico es considerado un ente doméstico en algunas situaciones y un ente foráneo para otras. Si la Isla no es considerada dentro de la reforma contributiva federal, esto puede resultar devastador para nuestra economía. Si nos incluyen, podemos tener una reforma estructural que no les costaría un centavo a los contribuyentes en los Estados Unidos”, dijo Rosselló.

El gobernador se reunió con el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Tom Bossert, para discutir el proceso de recuperación de la Isla y las ayudas a las islas hermanas del Caribe tras el paso del huracán.

La comisionada residente de Puerto Rico en Washington, Jenniffer González, ha realizado una labor encomiable en el Congreso controlado por los republicanos, partido al que pertenece, pese a que la legisladora no tiene el poder del voto del que gozaría si la isla fuera un estado.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, viajará próximamente a Puerto Rico, según confirmaron fuentes de la Casa Blanca citadas por Rosselló, donde se espera que conozca de primera mano no solo la devastación del huracán Irma, sino también la urgencia de resolver de una vez por todas el tema la estadidad.

Las finanzas de Puerto Rico son controladas, de manera similar como ocurrió con Washington DC en el pasado, por una Junta de Supervisión Fiscal, creada bajo la ley Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico(PROMESA).

—————————————————————————————

USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta