Brasilia, 18 may.- El ministro de Ciudades de Brasil, Bruno Araújo, dimitió en medio del escándalo que implica al presidente Michel Temer en asuntos de corrupción, por el que tanto sectores del oficialismo como toda la oposición han exigido su renuncia.

La dimisión de Araújo, cuyas razones no han sido aclaradas, fue confirmada a Efe por fuentes del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), uno de los principales pilares del Gobierno de Temer en el Parlamento y cuyo presidente, Aécio Neves, fue objeto de una vasta operación policial por asuntos de corrupción.

Según dijeron otras fuentes, la renuncia del ministro responde al malestar causado en ese partido tanto por la situación de Neves como por unas informaciones que salpican directamente a Temer en intentos de obstruir la acción de la justicia en asuntos vinculados a las investigaciones de corrupción en la estatal Petrobras.

El PSDB, uno de los principales partidos del país, también cuenta en el Gobierno de Temer con el ministro de Relaciones Exteriores, Aloysio Nunes, quien suspendió sus actividades para concentrarse en la delicada situación de su partido y del propio Gobierno.

Las voces que se han alzado en la oposición para demandar una renuncia “inmediata” de Temer han sido engrosadas por varios de los partidos de la base oficialista, que también han considerado que la situación del presidente es “gravísima” e “insostenible”.

La ya delicada posición en que ha quedado Temer se agravó, con el anuncio de que el Tribunal Supremo ha decidido iniciar una investigación contra el mandatario por las sospechas vertidas en su contra.

Hasta ahora, en el marco oficialista han pedido la dimisión de Temer parlamentarios de los partidos Demócratas (DEM y Popular Socialista (PPS), que así como el propio PSDB barajan la posibilidad de abandonar al Gobierno en caso de que Temer insista en permanecer en el cargo.

La crisis estalló este jueves, con la información de que Temer habría sido grabado por un empresario que colabora con la justicia en investigaciones sobre corrupción, en momentos en que avalaba un supuesto soborno a un exdiputado preso a cambio de su silencio.

El objeto de la presunta coima sería Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara Baja, antiguo aliado del gobernante y promotor del juicio político que condujo el año pasado a la destitución de Dilma Rousseff y, por consecuencia, llevó a Temer al poder.

No hay comentarios

Dejar respuesta