Managua, 8 ene.- El Gobierno de Nicaragua recomendó a la población revisar sus planes de emergencia ante terremotos, después de que un seismo de magnitud 5,5 en la escala de Richter agitó el océano Pacífico frente al Golfo de Fonseca, que comparte con Honduras y El Salvador, sin causar afectaciones.

El seismo, que se registró a las 02.55 hora local (08.55 GMT) a 73 kilómetros al suroeste del volcán Cosigüina, fue sentido por las poblaciones de seis municipios del departamento de Chinandega, en el extremo noroeste de Nicaragua, según un comunicado oficial.

Las autoridades recomendaron “revisar con toda la familia el plan antiterremoto y poner en práctica todas las medidas de prevención”.

Previamente, a las 22.49 horas del sábado (04.49 GMT del domingo) la población de Chinandega había sentido un temblor de magnitud 4,2 frente a las costas del Pacífico Central de Nicaragua que había alertado a algunos pobladores del litoral, aunque sin consecuencias, según la información oficial.

Ambos fenómenos se originaron a causa del choque de las placas tectónicas Coco y Caribe, por lo que una actividad mayor podría desatar un tsunami, como el que cobró más de un centenar de vidas y dejó a miles de damnificados en Nicaragua en 1992, de acuerdo con el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

El Gobierno de Nicaragua recordó a la población mantener la calma ante fenómenos como estos.

Nicaragua es un país que vive bajo la amenaza latente de terremotos y tsunamis, debido a que está ubicada en el “cinturón de fuego del Pacífico”, como se le conoce a la zona geológica más activa del mundo.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta