Peña Nieto afronta la segunda mitad de su mandato con cambios en su gabinete

0
520
El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto (c), habla durante una ceremonia hoy, jueves 27 de agosto de 2015, en la residencia presidencial de Los Pinos, en Ciudad de México. Peña Nieto anunció hoy una batería de cambios en su gabinete a unos días de que presente el informe de su tercer año de Gobierno, marcado por la reciente fuga del capo del narcotráfico Joaquín
El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto (c), habla durante una ceremonia hoy, jueves 27 de agosto de 2015, en la residencia presidencial de Los Pinos, en Ciudad de México. Peña Nieto anunció hoy una batería de cambios en su gabinete a unos días de que presente el informe de su tercer año de Gobierno, marcado por la reciente fuga del capo del narcotráfico Joaquín "el Chapo" Guzmán y la desaparición de 43 estudiantes. EFE

México, 28 ago .- El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, hizo hoy una remodelación de su gabinete a punto de llegar a la mitad de su mandato, en la que sobresale un rostro femenino al frente de la política exterior y el relevo de una pieza clave en materia de seguridad.

“Es momento de consolidar los esfuerzos de transformación de nuestro país y dar un renovado impulso a la gestión pública”, dijo Peña al anunciar 10 cambios en su equipo a sólo cinco días de la presentación de su tercer informe de Gobierno.

Aunque se trata de la primera remodelación del gabinete desde el inicio de su mandato en diciembre de 2012, Peña Nieto no tocó otras carteras clave como las de Gobernación (Interior) y Hacienda y Crédito Público (Finanzas).

Entre los movimientos destaca la llegada de la hasta hoy secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, a la cancillería, una posición clave para un presidente que quiere proyectar la imagen de un México en transformación gracias a las reformas impulsadas en sectores como la energía, la educación y las telecomunicaciones.

El hasta ahora responsable de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, asume la Secretaría de Desarrollo Social, encargada de la titánica tarea de combatir la pobreza.

A pesar de la cruzada contra el hambre lanzada en esta Administración, los esfuerzos en esta materia no han dado resultados. Según las cifras oficiales divulgadas en julio, 55,3 millones de mexicanos viven en la pobreza, lo que representa un aumento de 0,7 % respecto a 2012.

Entre los cambios anunciados también sobresale el nombramiento del actual “zar” antisecuestro Renato Sales al frente de la Comisión Nacional de Seguridad, en sustitución de Monte Alejandro Rubido.

La fuga del líder del cártel de Sinaloa, Joaquín “el Chapo” Guzmán, el 11 de julio pasado de un penal de máxima seguridad a través de un túnel de 1,5 kilómetros le pasó factura a Rubido, no así a su jefe, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio.

Este político es el máximo responsable de la estrategia de seguridad, que hasta ahora tampoco ha dado muchos frutos. Muestra de ello es la fuga de Guzmán, la segunda después de la registrada en 2001, y la desaparición de 43 estudiantes en el sureño estado de Guerrero a manos de policías corruptos y miembros del crimen organizado hace casi un año.

Estos dos eventos sepultaron la buena imagen que Peña Nieto había logrado proyectar al extranjero tras la aprobación de un paquete de reformas estructurales con apoyo de los principales partidos de oposición.

La crisis desatada por la desaparición de los alumnos de la escuela de maestros de Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014 provocó en febrero pasado el único cambio que Peña Nieto había realizado en su gabinete.

Jesús Murillo dejó entonces la Fiscalía general tras recibir todo tipo de críticas por su labor al frente de la investigación de la desaparición, y pasó a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, una cartera de mucha menor importancia.

Seis meses después Murillo sale de dicho cargo, que es asumido ahora por Rosario Robles, una figura de la izquierda mexicana reclutada por Peña Nieto desde el inicio de su Administración para impulsar su política de desarrollo social.

En el equipo económico no hay cambios, pese a que el país atraviesa por momentos difíciles ante la caída de los precios del petróleo por debajo de los 40 dólares el barril y la devaluación del peso mexicano en un entorno global adverso.

Frente a ese escenario, el Gobierno anunció a principios de este año un recorte “preventivo” al gasto de 124.300 millones de pesos (7.381 millones de dólares) y para 2016 se prevé otro aun mayor.

Apenas la semana pasada la Secretaría de Hacienda se vio obligada a recortar por segunda ocasión su pronóstico de crecimiento económico para 2015, al pasarlo de un intervalo de 2,2 a 3,2 % a uno de 2 a 2,8 %.

Quedaron lejos los días en que el equipo de Peña Nieto hablaba del potencial de México para crecer a tasas de 5 %, si bien aún muchos cifran las esperanzas en que las reformas empiecen a dar resultados.

La economía mexicana cerró 2014 con un avance de 2,1 %, una cifra superior al 1,4 % registrado en 2013 pero lejos de las expectativas oficiales de 3,9 %.

Ante los cambios anunciados este jueves, el coordinador de los senadores del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Fernando Herrera, aseveró que se trata de “un simple reacomodo político que responde más a lealtades y no a capacidades y experiencia”.

A su vez, el líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, consideró que ni siquiera se puede hablar de gatopardismo (hacer cambios para que las cosas sigan igual), porque sólo se irán el secretario de Educación, Emilio Chuayffet, por motivos de salud, “y dos o tres secretarios segundones”.

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta