Seúl, 18 abr.- El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dijo en Seúl que su país revisará el tratado de libre comercio (TLC) firmado en 2012 con Corea del Sur para corregir el déficit comercial que la primera potencia mundial registra con la nación asiática.

Pence habló así durante una reunión con representantes de la Cámara de Comercio de EE.UU. en Corea del Sur, justo antes de partir rumbo a Japón, la segunda parada de su gira de 10 días por la reigón de Asia Pacífico.

El vicepresidente alabó las buenas relaciones económicas entre los dos países pero subrayó la necesidad de “ser honestos a la hora de señalar donde falla nuestra relación comercial”, destacando el creciente déficit estadounidense y lo que consideró como un exceso de trabas para permitir el acceso al mercado surcoreano.

“Nuestras empresas siguen encarando demasiadas barreras para entrar, lo que desequilibra la cancha de juego para los trabajadores estadounidenses”, afirmó.

Pence señaló que es necesario “equilibrar este terreno de juego” y aseguró que Washington trabajará con Seúl para reformar el TLC.

El déficit estadounidense con Corea del Sur en 2016 fue de 27.666 millones de dólares (unos 25.990 millones de euros).

La cifra es el doble con respecto a 2011, año anterior a la firma del tratado.

Desde su llegada al poder en enero, la administración Trump ha abogado por dar un giro a las políticas comerciales de la primera economía del mundo abanderando el “Estados Unidos primero”.

Además de abandonar el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TTP), llamado a ser el mayor TLC del mundo, Washington ha alzado la voz contra varios socios comerciales asiáticos como China, Japón o Corea del Sur, al considerar que han ayudado a depreciar artificialmente sus divisas para obtener ventajas competitivas con respecto a EE.UU.

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta