Thais Hernández.

En Venezuela la carne de res es un alimento de gran preferencia de los consumidores. Sin embargo su consumo está hoy día muy limitado por la pérdida del poder adquisitivo. De hecho, la escasa oferta interna parece cubrir la demanda actual dado sus bajísimos niveles.

Esto sin que se realicen importaciones, pero será del todo insuficiente cuando aumente la demanda con la mejora de los ingresos, el control de la hiperinflación, la estabilidad de los precios y mejore el poder adquisitivo. En ese escenario aumentará sin duda la demanda de carne por la población, a niveles que de inmediato no podrán cubrirse solo con producción nacional y se requerirá de importaciones.

Del déficit de producción nacional de ganado a la demanda potencial de carne que la recuperación de la economía significaría, la cifra de 1.500.000 toros gordos de 500 kg de peso vivo requeridos para el beneficio anual, habla solo de la enorme tarea de inversión y trabajo productivo que debe acometerse. Comenzando por la recuperación de los hatos llaneros incluyendo los estatizados, para dar inicio a la multiplicación del inventario de vientres de cría aplicando la zootecnia moderna.

De allí que el incremento de la producción y productividad ganadera de carne, debe tener gran prioridad en los planes de la nación como del sector privado. Así se atiende la demanda y reducen las importaciones, además de estimular el desarrollo agropecuario generando fuentes de empleo estables clave de la mejora del medio rural.

Venezuela es un país tropical con gran potencialidad para la producción natural de carne a bajo costo. Para ello cuenta con extensas sabanas llaneras propias para la cría extensiva, así como otras zonas de mejores pastos todo el año, excelentes para el levante y la ceba a puro potrero. Así los hatos de cría, como las haciendas y fincas de levante y ceba que han logrado sobrevivir estas dos décadas de retroceso agropecuario, siguen siendo los eslabones indispensables de la cadena cárnica.

Por ello conviene saber, que en el sector ganadero seguimos a la espera de políticas adecuadas y estables para producir en forma sustentable y competitiva, todo el ganado y la carne que el país requiere y además exportar. Con desarrollo ganadero no hay país en el mundo que pase hambre, a similitud de los antiguos pueblos pastores. Sólo nos resta salir de este gobierno y ser mejor país de lo que fuimos en el pasado.

 

——————————————————————————
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta