Sídney (Australia), 27 abr.- Un refugiado iraní se encuentra en estado crítico tras prenderse fuego en protesta por las condiciones en las que viven los inmigrantes indocumentados en el centro de detención que Australia gestiona en Nauru, un país del Pacífico Sur.

“Estamos cansados, esta acción les probará lo cansados que estamos”, gritó el hombre, de 23 años, momentos antes de inmolarse, según un vídeo difundido por los medios australianos.

La inmolación coincidió, según la emisora australiana ABC, con la visita a las instalaciones de tres representantes del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), quienes presenciaron los hechos.

El ministro de Inmigración de Australia, Peter Dutton, declaró a la prensa que el refugiado iraní “se encuentra en un estado muy, muy grave” y que “el pronóstico no es nada bueno”.

Las autoridades australianas tienen previsto trasladarlo en las próximas horas a un centro médico adecuado, pero han advertido de que tan pronto se recuperé volverá a Nauru, al centro que aloja a 468 solicitantes de asilo bajo un régimen abierto.

No es la primera vez que inmigrantes retenidos en ese centro se han autolesionado o intentado hacerlo en protesta por el trato que reciben y a principios de mes se produjeron unas protestas muy violentas.

El ACNUR critica desde hace tiempo las condiciones “inhumanas” que existen en los centros de detención que Australia mantiene en Nauru y Papúa Nueva Guinea.

El Gobierno de Nauru, por su parte, atribuyó la acción a una “protesta política” y dijo que los refugiados intentan influir en las directrices de inmigración de Australia.

Estos emplazamientos fueron creados por el Gobierno conservador del primer ministro John Howard en 2001 con la llamada “Solución del Pacífico”, que buscaba desviar a terceros países de la región el creciente flujo de “sin papeles” que intentaban alcanzar las costas australianas.

En 2008, el Gobierno laborista del primer ministro Kevin Rudd los clausuró, pero su sucesora y compañera de partido, Julia Gillard, los reabrió en 2012.

Miles de emigrantes se embarcan cada año en Indonesia para pedir asilo en Australia, pero la mayoría son interceptados por los guardacostas australianos y reubicados en terceros países.

Muchas de las personas que viajan a Australia huyen de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros escapan de la discriminación, como las minorías rohinyá de Birmania (Myanmar) y bidún de la región del Golfo Pérsico.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

dieciocho − 4 =