Zulay Hernández.

Hoy traemos una historia que esta muy dividida entre el mito y la realidad, pero sin duda alguna es una historia romántica del mundo marino, se trata de los caballitos de mar. Varias fuentes indican que los caballitos de mar, son una de esas especies que eligen a una pareja para toda la vida, una vez que esta muere tarda poco tiempo en morir también el otro, no pueden vivir el uno sin el otro, por eso se dice que los caballitos de mar mueren de amor.

Lo cierto es, que los hipocampos desde siempre han mostrado una característica muy peculiar, y es su romanticismo, que no cambia a lo largo de su vida. Existen leyendas sobre este amor incondicional de los caballitos de mar.

Más allá del romanticismo, existe otro aspecto peculiar y se trata de la reproducción de los caballitos de mar ya que es una de las más curiosas del reino animal. Los caballitos de mar buscan una pareja para aparearse durante toda su vida. El ritual de apareamiento comienza con el cortejo.

Los caballitos de mar son unos de los animales difíciles de ver, pero sin duda son consideramos muy lindos. Quizás por eso es que hay mucha información sobre ellos que no sabemos, y se han difundido historias como que los caballitos de mar pueden morir de amor. Pero es esto cierto o solo un mito que se ha difundido.

Los medios promocionaron a este animal como fiel de por vida, los grupos de conservación de la especie aprovecharon la oportunidad para hacer una campaña. Decían que si un caballito de mar es separado de su entorno, su pareja morirá de soledad, afectando a toda su descendencia.

Sin embargo, diversas fuentes indican que los últimos estudios realizados demuestran que los caballitos de mar suelen cambiar de pareja entre sí, o conseguir una nueva si la suya se pierde o muere. Lo más interesante que se encontró fue que a diferencia de otras especies, es la hembra la que corteja al macho, e incluso varias hembras compiten por un mismo macho.

Inclusive, los estudios señalan que muchas especies de caballitos de mar siguen todavía sin ser estudiados, pero lo cierto es que no son tan románticos como se indicó. De hecho, los machos eligen a su pareja según el tamaño, prefiriendo a las más grandes. Si tienen una pareja pero otra nueva les gusta más, entonces no tendrán problema en cambiarla.

—————————————————————————————–
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta

dieciocho + seis =