La afectación económica que padece Venezuela, no es más que el producto de la falta de cuidado, aplicación y diligencia de los gobernantes oficialistas, especialmente en el cumplimiento de sus obligaciones en el contexto de negocios, donde la inactivación del aparato productivo permite que todos los sectores económicos, sean fuertemente golpeados por las malas decisiones de los dos últimos mandatarios, que han generado la inestabilidad del país.

La producción de alimentos y la explotación de recursos naturales provenientes de la agricultura, pesca, ganadería, minería y selvicultura se ha detenido en el tiempo, cuando gran parte del territorio nacional posee tierras fértiles para la cosecha de múltiples productos, que contribuirían a la disminución del alto grado de dependencia que existe de la importación de productos que tanto le gusta mantener al Gobierno nacional, incrementando la deuda externa.

En el año 2017 se ha intensificado la escasez de muchos rubros de la canasta básica, así como otros productos que fabrican grandes trasnacionales, que detuvieron sus operaciones en suelo venezolano por la falta de materia prima, que en casi todas estas es importada, y debido a la regulación extrema que ejerce el Gobierno en el otorgamiento de divisas, el hambre y las enfermedades vienen cobrando vidas de muchos venezolanos que no tienen que comer.

La crisis humanitaria ha cercenado mayormente a familias de bajos recursos, porque ni con la distribución de alimentos a través de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción, el ministro Marco Torres no ha impulsado mejora alguna en el sector alimentación, por el contrario, protagoniza el papel de responsable ante la hambruna del pueblo venezolano, por lo que esta medida de distribución ejecutada por el Gobierno no puede ser la solución de la crisis.

En las cúpulas del Gobierno se teje una desesperada red de artificios para la permanencia de Nicolás Maduro y su comitiva, pues con los frecuentes actos de corrupción que han propiciado, mantenerse en el poder, es la única manera de que la ley venezolana no los condene, puesto que el sistema judicial mueve sus piezas a favor de las negligencias de un gobierno que acribilla a su pueblo, hundiéndolo día tras día en la peor crisis que ha saboreado la historia de Venezuela.

————————————————————————
USA hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta