Washington, 20 sep.- El senador republicano John McCain, máximo responsable del Comité de Servicios Armados del Senado, calificó de inaceptables los cuatro accidentes sufridos por buques de la Séptima Flota de la Armada de los Estados Unidos en los últimos meses y se comprometió a llegar al “fondo del asunto”.

“Es simplemente inaceptable que los buques de la Armada de EE.UU. encallen o choquen entre sí. Y que esto suceda cuatro veces en apenas siete meses es ciertamente alarmante”, señaló McCain en una sesión de la comisión del Senado que investiga los hechos con el fin de determinar si la flota puede operar a pleno rendimiento.

En lo que va de año la Séptima flota, que se encuentra desplegada en la región Asia-Pacífico, ha sufrido cuatro accidentes, dos de los cuales se cobraron la vida de varios marineros.

El pasado mes de junio, el destructor USS Fitzgerald chocó en aguas japonesas con un carguero filipino dejando siete marineros muertos y, apenas dos meses después, el buque USS John S. McCain colisionó cerca de la costa de Singapur con un petrolero de 30.000 toneladas causando la muerte de diez miembros de la tripulación.

El senador, que formó parte de la Armada de EE.UU. hasta que se licenció como capitán en 1981, reconoció que estos incidentes le afectan “personalmente”, ya que uno de estos buques fue bautizado en honor tanto de su padre como de su abuelo.

McCain dijo estar “profundamente preocupado” por un informe presentado recientemente por el director de la Oficina Gubernamental de Contabilidad de la Defensa, John Pendleton, en el que se detalla que un 37 % de los certificados de formación de los cruceros y destructores basados en Japón habrían expirado.

“Me gustaría señalar que estos certificados representan la total disponibilidad de un buque para entrar en combate”, recalcó el senador republicano, quien subrayó que los diez certificados en áreas de combate del USS Fitzgerald estaban caducados cuando se produjo el accidente.

Tras comprometerse a llegar “al fondo del asunto”, McCain valoró positivamente los pasos dados hasta la fecha por el mando de la Armada.

Como consecuencia de estos accidentes, la Armada estadounidense destituyó al almirante Joseph P. Aucoin, comandante de la Séptima Flota y ordenó un paréntesis en sus operaciones en todo el mundo hasta aclarar estos accidentes.

Asimismo, desde este pasado lunes, dos oficiales de mando han sido relevados y se han transmitido 22 reprimendas a otros tantos oficiales marineros.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta