Senador Tim Scott deplora discurso odio pero pide preservar Primera Enmienda

0
255
El congresista republicano por Carolina del Sur Tim Scott. EFE/archivo

Charleston (EE.UU.), 6 oct.- El senador por Carolina del Sur Tim Scott expresó hoy en Charleston su convicción de que el “diabólico” discurso del odio por motivos de raza o religión no debe, sin embargo, forzar a modificar la Primera Enmienda a la Constitución de EE.UU.
“En Estados Unidos tenemos una asombroso derecho a la libertad de expresión, incluso aquellos que lo utilizan para propalar el discurso del odio” racial, dijo Scott en referencia al debate surgido recientemente sobre la conveniencia de modificar la primera enmienda, que prohíbe la creación de cualquier ley que reduzca la libertad de expresión.
El legislador estadounidense hizo estos comentarios en un foro que tuvo lugar hoy en esta ciudad sureña donde se celebra la 71 asamblea general de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que concluye mañana, martes.
Se refirió así el senador Scott al tiroteo en el que un joven radical blanco mató a nueve feligreses negros en junio pasado en una iglesia de la comunidad negra de Charleston, un acto “atroz” que, expresó emocionado, sirvió para “galvanizar a toda la sociedad estadounidense, negros y blancos”.
El legislador reprobó en los términos más contundentes el discurso del odio que exacerba los sentimientos racistas, pero pidió firmeza para combatirlos, antes que recurrir a entrar en una posible modificación de la primera enmienda.
Argumentó que ha sido precisamente la “reacción” de toda la comunidad “unida” en contra de este horrendo crimen perpetrado la mejor manera de derrotar el discurso del odio racial.
“El objetivo de la masacre era crear un conflicto de razas”, pero vimos que, por el contrario, la respuesta de la comunidad fue “algo nunca antes visto, al menos en mi vida”, dijo visiblemente emocionado Scott.
La conclusión del senador de 50 años es que “aun cuando algunos dicen que se debería finalmente” evaluar el alcance de la primera enmienda, el “hecho es que las fotos y palabras de violencia propagados por las redes sociales” han generado el efecto contrario.
“La respuesta de la población ha tendido a sofocar y aplastar” ese discurso de odio y hemos visto cómo “nos hemos unido todos” en su contra.
De manera que, sentenció, el andamiaje constitucional estadounidense debe quedar intacto, y, “pese a que estamos en total desacuerdo” con los comentarios de odio racial, se debe quedar a salvo la Primera Enmienda, apostilló Scott.

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta