Senadores Menéndez y Booker se suman un día al ayuno por reforma migratoria

0
366
Los senadores demócratas por Nueva Jersey Robert Menéndez y Cory Booker se sumaron hoy durante un día a la huelga de hambre para presionar por la aprobación de una nueva ley migratoria que una veintena de activistas mantiene en el National Mall de Washington. EFE/Archivo
Los senadores demócratas por Nueva Jersey Robert Menéndez y Cory Booker se sumaron hoy durante un día a la huelga de hambre para presionar por la aprobación de una nueva ley migratoria que una veintena de activistas mantiene en el National Mall de Washington. EFE/Archivo

Washington, 11 dic (EFEUSA).- Los senadores demócratas por Nueva Jersey Robert Menéndez y Cory Booker se sumaron hoy durante un día a la huelga de hambre para presionar por la aprobación de una nueva ley migratoria que una veintena de activistas mantiene en el National Mall de Washington.

En una visita al campamento en las proximidades del Capitolio donde están instalados los huelguistas, Menéndez les animó a “alzar la voz” ante los legisladores de la Cámara de Representantes, ya que, aseguro, “ésa es la forma” de conseguir la reforma.

Desde el pasado 12 de noviembre, varios activistas se han ido relevando en esta huelga de hambre que ha sido secundada temporalmente por centenares de personas en multitud de ciudades del país y ha recibido el apoyo, entre otros, del presidente, Barack Obama, quien también acudió al campamento hace dos semanas.

Eliseo Medina, del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU, en inglés), lideró en un principio la protesta junto a Dae Joong Yoon (director del Consorcio Nacional Coreano Americano de Servicios y Educación), Cristian Ávila (de Mi Familia Vota) y Lisa Sharon Harper (del colectivo Sojourners).

Estos cuatro huelguistas abandonaron su ayuno el pasado 3 de diciembre, tras completar 21 jornadas sin comer, y cedieron el testigo a otros activistas.

Ese día, el legislador demócrata Joe Kennedy III (Massachusetts) también se sumó a la huelga de hambre durante 24 horas, al igual que ahora han hecho los senadores Menéndez y Booker.

“Todas las iniciativas pacíficas, subrayando pacíficas, que se han llevado a cabo, desde la huelga de hambre hasta ir y presionar a los representantes de nuestro gobierno pueden no ser cómodas para algunos, pero creo que son muy efectivas”, señaló Menéndez.

El senador respondió así a unas declaraciones del legislador republicano Devin Nunes (California) publicadas este martes por el diario “Politico”, en las que reprochó a los activistas el uso de estas tácticas más agresivas.

“Han matado la reforma. Se ha acabado. Está muerta. Ellos la mataron”, afirmó Nunes.

Menéndez comparó la huelga de hambre o las visitas de niños, hijos de inmigrantes, a las oficinas de congresistas para intentar hablar con ellos con episodios de la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos y explicó que “a veces el curso normal de los acontecimientos no es suficiente”.

“Estoy seguro de que hubo quienes consideraron a Rose Parks desafiante sentándose delante en el autobús en lugar de detrás, seguro que lo consideraron contraproducente”, apuntó.

Además, Menéndez definió su adhesión al ayuno como un “gesto de solidaridad” con los huelguistas.

“Al arriesgar sus vidas, (los huelguistas) están recordando la importancia de la reforma migratoria, porque esta reforma es sobre vidas, millones de vidas”, dijo el senador, que espera “cambiar el corazón de miembros de la Cámara” con su adhesión al ayuno, afirmó.

El senador recordó que el futuro de la reforma reside ahora en la Cámara de Representantes, puesto que el Senado ya aprobó en junio su proyecto de ley de inmigración, según remarcó, “de forma bipartidista y con un voto enorme”.

“Lo que hace falta ahora es que la Cámara actúe”, incidió Menéndez, quien se mostró convencido de que la Cámara llevará la reforma migratoria a votación. “La única pregunta es cuándo”, matizó.

En este sentido, Booker insistió en que si en la Cámara se diera la oportunidad de votar sobre la reforma migratoria, “se aprobaría, porque hay suficiente gente que entiende la situación”.

“Todo lo que se está haciendo, todos los movimientos son importantes. Si miramos a nuestra historia como nación, los movimientos por las libertades civiles de los afroamericanos, por los derechos de las mujeres, no se realizaron de un día al otro, sino después de largas luchas. El destino fue inevitable”, expuso Menéndez.

“Nuestro destino de tener una reforma migratoria también es inevitable”, sentenció el senador.

 

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta