El presidente Nicolás Maduro ha ampliado de manera importante la autoridad de los militares y se está apoyando en las fuerzas armadas a medida que se debilita el control que él tiene del poder. Los cuarteles han respaldado al régimen chavista durante más de una década, pero nunca había sido el corazón del Gobierno. Y a pesar de la lealtad que muestran los altos mandos, comienzan a aparecer algunos quiebres en esta, pero no es suficiente.

Por su parte, los soldados de la Guardia Nacional Bolivariana que reprimen las manifestaciones también padecen la escasez y la inseguridad, aunque reciben beneficios del Gobierno que no disfrutan los demás venezolanos. Quizás por eso actúan de forma tan irracional, porque su conciencia depende de cuantas bolsas de comida que les den al mes.

Si llegara a presentarse un golpe de Estado, se desataría una crisis internacional en todo un hemisferio regional profundamente marcado por los sangrientos alzamientos militares ocurridos durante lo que fue la historia del siglo pasado en Venezuela, pero la mayoría de las figuras de oposición esperan un respaldo mucho más pasivo: que los soldados dejen de atacar a los manifestantes.

Por su parte, el Frente Institucional Militar expresó su rechazo ante la situación de crisis política, económica y social que atraviesa el país. La Asociación Civil de Militares en situación de retiro, manifestó su voz de alerta ante la comunidad internacional y ante los sectores de la sociedad venezolana por los muertos durante las protestas, los centenares de heridos, miles de detenidos y las personas que han huido a otros países en busca de un mejor futuro.

La pretensión totalitaria del régimen es inminente al cerrar las posibles vías de escape de la democracia, como es la vía electoral, en flagrante violación de la Constitución, al robar las elecciones de gobernadores, alcaldes e impedir la ejecución del referendo revocatorio, formalmente solicitado por más de dos millones de venezolanos, pero si promover la instalación de una Asamblea Constituyente para cambiar la Constitución.

Sin embargo, los militares activos han decidido mantenerse al margen de esta situación, por lo que pareciera no importarles que el país se desmorone, probablemente sean los bonos en dólares que reciben que los mantienen pasivos ante tal situación, pero es de sentido común y crítico que el país los necesita.

——————————————————————————-

USA hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

POLITICAL HISPANIC

No hay comentarios

Dejar respuesta

dieciseis − 1 =