Jessica Jaramillo

Venezuela no saldrá de la crisis por vías convencionales. Lo preocupante es que algunos opositores han atravesado el discurso de que el voto es la única arma con la que cuentan. Tal afirmación seria cierta si viviéramos en democracia, pero como no lo estamos, la idea es buscar un líder que encuentren un camino para conciliar la paz, la prosperidad que tanto anhela todo venezolano.

Lo principal que se debe tener claro es la erradicación del populismo en cualquier acción gubernamental, que la gente trabaje y con el producto de su trabajo pueda adquirir los bienes para vivir y progresar. Quien más trabaje tiene derecho a ser más digno su pago. Ya es hora de darle un Stop al Estado favorecedor. Basta de intimar con las bolsas de comidas que ofrecen igualmente el de las viviendas, quien acepta esto es presa fácil para la esclavitud.

En Venezuela nada funciona porque el régimen así lo ha decidido. Son políticas deliberadas para lograr la indigencia colectiva. Tener a los habitantes pasando trabajo y viviendo en la miseria. Expropiaron y confiscaron empresas y haciendas que antes eran productivas para convertirlas en desechos, ruinas y abandonadas. La devolución del bolívar es Universal. Es urgente desmontar el control de cambio que se ha convertido en la principal fuente de corrupción.

La grosera diferencia que existe entre el dólar preferencial de Bs. 10 y el del mercado negro a Bs. 82000 es más que suficiente para darnos cuenta del interés de las mafias rojas rojitas en mantener ese control. No hay duda que la ruta del bienestar nunca podrá implementarse sin el apoyo internacional. En tal sentido, es menester tender los respectivos puentes internacionales y elaborar el manifiesto que contenga las bases para la liberación de Venezuela.

Ningún diálogo es productivo cuando las partes están en desigualdad. Hoy el régimen se nos presenta fuerte porque posee las armas, por eso, quienes nos oponemos a este modelo requerimos de una fuerza militar seria y no que no esté sumisa al tirano, que garantice el cumplimiento de lo que se acuerde en cualquier negociación. Mientras no recuperemos las instituciones y la economía del país es necio hablar de elecciones.

Si Maduro quiere puede seguir siendo el presidente, debe cumplir lo que se establezca en las negociaciones, de lo contrario, las fuerzas armadas multinacionales se encargarían de hacerlas respetar.

 

——————————————————————————
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta