Resistirán los países del ALBA la presión realizada por Estados Unidos, la modalidad de los procesos creativos eran planeadas por modelos limitados que podían intermediar o simular varios futuros alternativos y en los que primaba la atención, el propósito y la previsión y su sustitución, marcado por dosis extremas de volatilidad que afectarán de manera especial al Nuevo Orden Geopolítico mundial. Así, se asistirá en el Trienio 2018-2020 a la corrupción en el escenario geopolítico de América Latina.

Una nueva ola negra involucionista que consistirá en la implementación de golpes de manos blandos con el objetivo indiscutible de sustituir a los regímenes insensibles a los mandatos de Washington (Nicaragua, Ecuador, Venezuela, Bolivia) por regímenes militares autocráticos. Los fines de estos tipos de guerra fueron descritos por Sherman Kent como guerras no convencionales, se trata de dos cosas debilitar la voluntad y la capacidad de resistencia del enemigo y fortalecer la propia voluntad y capacidad para vencer.

Los instrumentos de guerra económica consisten en el bloqueo, la congelación de fondos, el boicot, el embargo y la lista negra, los subsidios, los tratados bilaterales y los convenios comerciales. Petrocaribe fue creada por iniciativa de Venezuela con el objetivo de suministrar combustible a países miembros en condiciones ventajosas de pago, con bajas tasas de interés y condiciones ventajosas de pago, integrada por 18 países (conteniendo Honduras, Cuba, Nicaragua, República Dominicana, Guatemala, Belice, Haití).

Según las autoridades venezolanas, el país exporta 100.000 barriles diarios de petróleo a los países del bloque que generaban una factura de 4.000 millones de dólares de lo cual una parte se cancela en efectivo y lo demás subsidiado. La estrategia de EE.UU. será constreñir lazos comerciales y militares con los países Petrocaribes ante el contagio de los ideales revolucionarios chavistas al depender en exclusiva de la venezolana Petrocaribe de sus abastecimientos energéticos.

En Venezuela, la decisión del presidente confiscar la planta de General Motors fue vista por la administración Trump como un atentado contra los intereses de las multinacionales estadounidenses, escenario que será aprovechado por el Secretario de Estadounidense, Rex Tillerson antiguo presidente y consejero delegado de Exxon Mobil cuando fue nacionalizada en el 2007 por Hugo Chávez para intentar un golpe de mano contra Maduro para finiquitar el legado chavista en Venezuela.

Esto significaría el retorno a la política del Big Sticko Gran Garrote, cuya autoría cabe atribuir al presidente de Estado Unidos Theodoro Roosevelt.

——————————————————————————
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta