El presidente Nicolás Maduro, anunció el domingo 1 de Enero un aumento del 40% del salario mínimo para este 2018, asegurando nuevas medidas para proteger a los trabajadores de una inflación que según los cálculos, el parlamento controlado por la oposición alcanzó los cuatro dígitos, el cual se situará en 248.510 bolívares como decretó el mandatario en el 2017 que hizo cinco ajustes más. La monto salarial equivale a 3 dólares a la tasa de cambio del mercado paralelo es el sueldo más bajo de Latinoamérica.

El mensaje de nuevo año que difundió por radio y televisión el presidente Maduro fue convocar al país a la recuperación económica y de esta manera arrancar en la protección, el trabajo la estabilidad de todos los trabajadores. Desde la Asamblea Nacional, vigilada por la oposición, han advertido de que el país entró en una hiperinflación y culpan al Banco Central de estimularla con la creación de dinero que permite al Gobierno financiar los constantes incrementos de salario para pilar el descontento de los trabajadores.

Sin generalizar cifras oficiales de inflación o desempeño económico, Maduro convocó al país a discutir un plan de Gobierno desde el primer sábado del año, mostrando su intención de buscar la recolección en los comicios previstos para este año. El plan es visualizar a Venezuela 2019-2025, asentó Maduro en clara alusión al próximo período presidencial de seis años. El Gobierno hará ese incremento de salario a todos los trabajadores públicos así como las pensiones desde el 1 de enero.

Mientras tanto el exministro Rafael Ramírez, quien fue durante más de una década el jefe de la industria petrolera de Venezuela y fue forzado dejar su cargo bajo sospechas de corrupción, acusó al presidente de ser el Herodes de su país, en referencia al rey de Judea. Este a su vez le dice al presidente Maduro que esta asesinando a la Revolución que el comandante Chávez confió, también inicia una serie de reclamos por la situación que se vive bajo el mandato del actual presidente.

Donde declara que hoy día la Revolución Bolivariana, es sacrificada en aras del poder, de mantener los privilegios, la prepotencia y la ceguera de Herodes. Maduro sostiene que las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos bloquean las compras de comida en el extranjero en medio de una guerra económica que empresarios incluso enemigos internos libran para derrocarlo. Ramírez sostuvo que la desmedida inflación y la aguda escasez, beneficia a un círculo de nuevos millonarios.

 

——————————————————————————
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta