Fernando Lira.

El tema que le traemos el día de hoy tiene mucha polémica a su alrededor y hasta se puede juzgar que tanto nos queremos y tanto queremos a las personas que nos rodean y comparten con nosotros, a la vez que nos podemos preguntar qué derecho tiene a la vida y bajo qué condiciones.

Hoy nos referiremos a la eutanasia. Es oportuno indicar el origen de la palabra eutanasia, viene del griego: eu = bueno, thanatos = muerte “Buena muerte”, término que ha evolucionado y actualmente hace referencia al acto de acabar con la vida de otra persona, a petición suya, con el fin de minimizar su sufrimiento.

Como definición de Eutanasia podemos encontrar la siguiente: Un derecho del paciente a decidir la forma y el momento de su muerte. La eutanasia busca como único fin el librar a una persona de sus intensos sufrimientos, de una agonía que padece como resultado de una enfermedad grave e incurable.

Es importante dejar claro que la decisión de si acudir a la eutanasia o no, no se toma a la ligera, la persona que la solicita debe estar o presentar algún familiar con una enfermedad o condición con diagnostico claro, de manera que su característica de irreversibilidad, sea tal, que se determine la muerte como algo inevitable.

Para la sociedad, la Eutanasia constituye un desafío desde el punto de vista ético y también desde lo legal. Algunos enfermos desahuciados piden que los dejen morir con dignidad para que se acaben sus sufrimientos. Ahí se presenta todo un dilema para los médicos y familiares, quienes deben adoptar una decisión final.

Durante la investigación salió a relucir un nombre importante en la historia de la Eutanasia es Nietzsche, que consideraba debía aplicarse tal práctica a los “parásitos de la sociedad, a los enfermos que vegetan perezosamente”. El influjo de Nietzsche será muy relevante en el nazismo, tanto en el tema de la Eutanasia como en otros.

Desde el punto de vista de Dios y de la Ley del hombre se puede indicar que el primordial derecho que puede asistir hoy a todo ser humano es el de la vida, pero cuando se ve afectado por unas condiciones de salud lamentables, donde puede existir una salida irreversible, donde la existencia dependerá en el futuro de medios extraordinarios, conectado a máquinas como el respirador artificial, cabe preguntarse si se está cuidando la vida o prolongando la agonía.

————————————————————————————————

USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta