Washington, 12 ago.- El presidente, Donald Trump, aseguró que no ha pensado en destituir al fiscal especial que dirige la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

“Ni siquiera lo he pensado”, dijo Trump sobre la posibilidad de cesar al fiscal especial Robert Mueller, nombrado por el Departamento de Justicia para investigar la presunta intromisión electoral del Gobierno ruso y la posible colusión con la campaña del presidente.

El mandatario aseguró, tras una reunión de seguridad en su retiro vacacional de Bedminster (Nueva Jersey), que está cooperando con Mueller, quien la semana pasada creó un gran jurado, lo que le permitirá interrogar bajo juramento e imputar a individuos.

Además, Mueller está detrás del registro a finales de julio por parte del FBI de la casa del exdirector de campaña de Trump Paul Manafort, quien está siendo investigado y proveyendo información sobre sus actividades al Congreso y al equipo del fiscal especial.

El presidente afirmó que Manafort es “una persona decente”, pese a que “probablemente cobra honorarios como consultor de todas partes ¿quién sabe?”.

Asimismo, opinó que es “algo bastante duro que te despierten, probablemente con tu familia allí”, en referencia al registro de la residencia de Manafort, efectuada antes del amanecer y sin previo aviso.

Trump aseguró que la investigación no está descubriendo ninguna colusión con el Kremlin y que su victoria no se debió a la ayuda de Rusia, sino al éxito de su campaña electoral y su mensaje.

“Esta es una investigación de algo que nunca tuvo lugar”, aseguró el presidente.

No hay comentarios

Dejar respuesta

seis + 15 =