El nuevo proyecto de ley para frenar la inmigración  que desglosó a la prensa el presidente Donald Trump el miércoles está basado en un plan migratorio efectuado años atrás en Australia. La propuesta fue efectuada por los senadores Tom Cotton, R-Ark y David Perdue, R-Ga., y asegura que reduciría la inmigración legal en Estados Unidos a la mitad y concedería la entrada basada en la educación, la capacidad de hablar Inglés y habilidades de trabajo.

Pero veamos como es el sistema australiano que Trump piensa imitar.
El sistema australiano basado en puntos tomó varias décadas para ser desarrollado eficientemente. Comenzó en los años de posguerra con la política de “poblar o perecer”, pero a mediados de 1990 se enfocó en la migración calificada y basada en puntos y dejó de lado a la migración familiar. El flujo migratorio calificado controla el número y el tipo de trabajadores aceptados en el país y, según el departamento de inmigración y protección fronteriza, está “diseñado específicamente para atraer a migrantes con habilidades o habilidades pendientes que contribuyan a la economía australiana”.
La migración especializada representa ahora dos tercios de los 190.000 lugares no humanitarios del programa anual de migración de Australia. La mayor parte del resto es migración familiar. Aproximadamente la mitad de las visas calificadas de Australia están sujetas a una evaluación basada en puntos para ser aprobadas.
Los puntos se otorgan a través de una serie de factores, como ser la habilidad para hablar inglés, la preparación académica y la experiencia laboral. Por ejemplo, un solicitante de la visa independiente calificada requiere 60 puntos. Tener entre 25 y 32 años le daría 30 puntos (los solicitantes más viejos ganan menos puntos). Hablar inglés bien le otorgaría 20 puntos. Experiencia de trabajo calificado fuera de Australia sería un valor de hasta 15 puntos. Un doctorado de alguna institución reconocida por Australia atraería 20 puntos, una licenciatura 15.
Los visados tales como los emitidos bajo el esquema nominado por el empleador no requieren una prueba de puntos. Estos se ofrecen a las profesiones que se consideran de mayor demanda en Australia, incluidos los médicos y enfermeras, los comerciantes, fontaneros y mecánicos, e ingenieros.

La propuesta que propuso Trump es muy similar a la australiana y ha despertado el interés de varios legisladores así como también un fuerte rechazo por parte de la opinión pública.

La propuesta de Trump pondría también un tope al número de refugiados que pueden ingresar al país y obtener su residencia permanente. Antes de entrar en vigor el proyecto
deberá ser aprobado por las dos cámaras, algo no tan fácil ya que se espera que los Demócratas no lo apoyen.

Trump indicó a su vez que éste plan representaría “la reforma más significativa en el sistema de inmigración en medio siglo” y adelantó que de ser aprobado, el nuevo plan protegerá a las familias estadounidenses.

——————————————————————————
USA hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

POLITICAL HISPANIC

No hay comentarios

Dejar respuesta

18 − 10 =