Bruselas, 14 dic.- El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, pidió “unidad” para vencer las divisiones entre los países del este y el oeste de la Unión Europea en política migratoria por la cuestión de los refugiados, y entre el norte y el sur de la UE sobre el futuro de la Unión Económica y Monetaria.

Tusk dijo también a su llegada a la cumbre europea, que tendrá lugar este jueves y viernes, que la próxima fase de negociación de “brexit” será la “auténtica prueba de unidad” para los Estados miembros.

“Esta cumbre es una ilustración clara del hecho de que solo cuando estamos unidos podemos abordar con éxito las cuestiones y tareas más difíciles, como la Europa de la defensa o el ‘brexit'”, declaró el presidente del Consejo Europeo, que representa a los países de la Unión Europea.

En ese contexto, Tusk explicó que la UE lanzará la cooperación estructurada permanente en defensa (la llamada PESCO) y que el viernes los líderes de los Veintisiete (la UE menos el Reino Unido) finalizarán “formalmente” la negociación de la primera fase del “brexit”.

“Ambos son logros que exigían valentía, realismo y sobre todo nuestra unidad”, dijo Tusk, que añadió que la verdadera prueba de unidad entre los socios europeos será “la segunda fase de las conversaciones sobre el ‘brexit'”.

También explicó que en la cumbre los líderes abordarán la “falta de unidad, que es muy visible” tanto en inmigración como en política económica y monetaria.

“En la Unión Económica y Monetaria la división, perdonen la simplificación geográfica, está entre el norte y el sur y cuando se trata de migración es entre el este y el oeste”, señaló.

Consideró que esas divisiones se acompañan de “emociones que hacen difícil encontrar un idioma común y argumentos racionales en el debate”, y que por ese motivo, “hace falta más unidad que nunca”.

El debate sobre inmigración, que tendrá lugar en la cena de trabajo del jueves, estará marcado por el enfrentamiento entre el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que rechaza de plano el mantenimiento de cuotas obligatorias para reubicar a refugiados, que defiende la Comisión Europea.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta