Lima, 4 dic.- Una presa del sur de Perú presenta grietas surgidas durante el seismo de magnitud 5,6 en la escala de Richter sucedido el pasado jueves, y que dejó una niña muerta, 17 heridos y 162 familias damnificadas, según el último informe del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) de Perú.

Los daños constatados en la presa Saguanani, situada en la provincia de Lampa, donde estuvo el epicentro del temblor, pueden constituir un riesgo para la población cercana en caso de alcanzar su capacidad máxima durante la temporada de lluvias, que comienza en esta época, según los expertos.

En los municipios de Lampa, ubicada en la región Puno, fronteriza con Bolivia, se instalaron 14 carpas para atender a parte de las 162 familias que se quedaron sin vivienda por el colapso de sus estructuras.

En la zona también hay dañadas otras 345 casas rústicas, construidas con adobe, además de 8 escuelas, 3 locales públicos y 2 iglesias.

La ministra peruana de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana María Romero-Lozada, recorrió este sábado el área afectada, supervisó la entrega de ayuda humanitaria y acudió al funeral de la niña de 5 años, fallecida al desplomarse una pared sobre ella.

El seismo se registró a las 17.40 hora local (22.40 GMT) del jueves y tuvo su epicentro a 58 kilómetros al oeste de la localidad de Lampa, capital de la homónima provincia.

El temblor se originó a una profundidad de 30 kilómetros bajo la superficie terrestre y fue percibido con una intensidad moderada en Lampa y leve en la ciudad de Arequipa, a unos 120 kilómetros del epicentro.

No hay comentarios

Dejar respuesta

siete − 1 =