Uruguay lleva a EE.UU. unos restos humanos para determinar si son de algún desaparecido

0
451
En la imagen, el presidente uruguayo, José Mujica. EFE/Archivo
En la imagen, el presidente uruguayo, José Mujica. EFE/Archivo

Montevideo, 8 nov (EFE).- El Gobierno uruguayo llevó a Estados Unidos restos humanos encontrados en el interior de un cuartel de Montevideo para tratar de determinar si corresponden a algún detenido-desaparecido durante la dictadura (1973-1985), informó el presidente uruguayo José Mujica.

La osamenta fue trasladada por el secretario de la Presidencia, el abogado Homero Guerrero, y el jefe del grupo de antropólogos que se encarga de las excavaciones, José López Mazz, agregó el mandatario en declaraciones a medios locales al finalizar un acto oficial.

“Con la tecnología que tenemos en el Río de la Plata no es posible identificar esos restos”, agregó Mujica sin dar detalles sobre a que parte de Estados Unidos viajaron los delegados uruguayos.

“Veremos qué dicen las investigaciones científicas y no queremos hacer ninguna hipótesis entre otras cosas porque es un tema muy delicado”, agregó el mandatario.

Entre los restos que se buscan en Uruguay se encuentran los de Claudia García de Gelman, nuera del poeta argentino Juan Gelman y madre de Macarena Gelman.

Claudia García fue trasladada clandestinamente a Uruguay en 1976, dio a luz una niña en Montevideo, que fue entregada a la familia de un policía y luego desapareció.

Juan Gelman llevó adelante una búsqueda de varios años hasta dar con el paradero de su nieta y sigue reclamando conocer la verdad sobre la desaparición de su nuera y, eventualmente, recuperar sus restos.

En marzo del pasado año el equipo de antropólogos localizó en el interior de un cuartel los restos de Ricardo Blanco, militante comunista desaparecido durante la dictadura uruguaya, y del estudio forense posterior se determinó que sufrió una “muerte violenta”.

Ese es el segundo cadáver que los antropólogos encontraron en los últimos meses, después de que hace un año se hallaran los restos del maestro y periodista Julio Castro, una de las víctimas emblemáticas de la dictadura porque fue asesinado a los 68 años de edad y tras ser torturado brutalmente.

El hallazgo reforzó la idea de que mas de un cuartel fueron empleados como cementerios clandestinos por la dictadura.

Por el caso de María Claudia García el Gobierno uruguayo realizó en marzo del pasado año un acto público para reconocer la responsabilidad del Estado en aquel crimen y cumplir así con una sentencia dictada contra el país por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Cifras oficiales sitúan en 37 las personas desaparecidas durante la dictadura en Uruguay, mientras que organizaciones de defensa de los derechos humanos apuntan que son más de 200.

 

ad

No hay comentarios

Dejar respuesta