Llegar a la tercera edad en Venezuela, no es señal de descanso, puesto que luego de haber dedicado más de 25 años de servicio, vida, conocimiento, talento, hasta sudor y lágrimas, los abuelos en el país natal del Libertador Simón Bolívar, pasan grandes necesidades, decepciones, rabias e injusticias, que los llevan a deteriorarse físicamente más rápido, motivado a las consecuencias de unas políticas de gobierno que directamente empobrecen más al venezolano.

Largas son las colas que desde hace unos años, los pensionados han venido haciendo para cobrar ante las instituciones bancarias el poco dinero que perciben luego de muchos años de trabajo, cuestión que se complica más sabiendo que solamente el monto de la pensión es igual al salario mínimo en Venezuela, y que con eso no logra hacer el milagro de mantenerse en un mes, pues los abuelos en gran parte invierten sus ingresos en tratamientos médicos y en alimentos.

La realidad según el gobierno nacional, es el hecho de lograr la cifra record en pensiones, queriendo decir con ello, que Venezuela posee la mayor cantidad de personas bajo este sistema, no obstante, el monto de las pensiones que los abuelos cobran, es tan ínfimo que solo podría representar la compra de dos o tres cajas de pastillas para la tensión, pues la inflación que ha generada por la corrupción revolucionaria, desprotege al adulto mayor en todo sentido.

La Gran Misión en Amor Mayor Venezuela es una iniciativa del ex presidente Hugo Chávez, la cual se destina a compensar el trabajo de personas de la tercera edad, pero que, en su momento, no pudieron cotizar en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS). Esta incluye a todos aquellos ciudadanos que se encuentren en situación de pobreza y que no cuenten con la pensión que les corresponde, de acuerdo al manifiesto de la misión mencionada.

Son más de tres (3) millones de venezolanos que cobran este beneficio, producto de su dedicación a un trabajo u oficio, que bien merecido se lo tienen, pero en consecuencia, lo que el gobierno llama dignificación del adulto mayor, se ha convertido en una vejación de sus derechos como ciudadanos de este país, pues adquirir con ello una póliza de vida es imposible, descansar, vacacionar, resulta impensable, el adulto mayor con este ingreso no tiene oportunidades.

El término sobrevivir, es usual en las conversaciones de los venezolanos, el costo de la vida, ha llegado a tales niveles que sencillamente comer tres veces al día, es un gran gusto. Muchos abuelos tienden a depender de los ingresos de hijos y nietos. Cambian sus horas de descanso luego de trabajar tantos años, por estar pateando la calle, en busca de comida y medicinas, pero el gobierno de turno, hace alardes de grandes aportes y dignificación de ellos.

————————————————————————————-
USA Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Diez − cuatro =